Yo me enamoré de él

3.7K 259 9

Ya no podía dar más, cada día era más difícil para Charlie. Ese día que tuve esa pesadilla, el médico nos llamó a mí y a Emma hablar con nosotras y comunicarnos sobre la evolución de mi mejor amigo.

—La operación salió como esperábamos, totalmente exitosa — sonrió con orgullo el médico.— El paciente está a salvo, sin ninguna complicación.

Emma me toma con rapidez y me abraza esperanzada y entusiasmada. Sonríe mientras lo hace, ella ahora está tranquila.
Miro al doctor y le doy una sonrisa agradecida, mi pesadilla no se cumplirá y eso me tranquiliza.

—¿Cuándo lo podemos ir a ver?—Emma pregunta con nostalgia.

Mira al doctor con una mirada inocente y con pena. Como una tierna cachorrita que quiere algo y hay que dárselo.

El doctor niega la cabeza mientras sonríe divertido, ya se sabe todos los trucos.

—Señorita no es necesario que me ponga esa cara —exclama divertido, — puede entrar ahora si lo apetece.

Emma chilla emocionada y entra a la sala de los pacientes, sin ni siquiera preguntarle al médico que miraba sorprendido aquella reacción.

Alzo los hombros.

—Es buena persona, solo que esta media loca por la emoción.

El doctor se va, dejándome sola en solitario pasillo. Me siento en una silla que está cerca y miro al bebé que está en su cochesito,durmiendo.

—Eres la criatura más hermosa de la tierra.

Me pregunté cómo estaría Nick, supongo que ahora me odia y no quiere verme más pero lo que más me duele es que...todavía lo amo, a pesar que el piense lo contrario.

Cuando piensas en amor, piensas en amor, piensas que es cuando alguien miras y te pone loca pero es más que eso. Cuando en verdad está enamorada, miras a la persona y piensas un futuro con él, te preocupas por esa persona aunque sea un pequeña tontería, es amor cuando miras a la persona que te sonríe y te piensas que nada es importante mientras que él y tú están juntos.

Pensé que estaba enamorada de Jaime pero era una simple obsesión que tuve con mi jefe, nada más.

—Charlie te quiere ver, Ellite — Una voz me saca de mis pensamientos.

—Está bien, iré.

Me levanto de aquella silla y lentamente paso la puerta que separa de los pacientes a la sala de espera. Cada paso que doy el sentimiento de culpabilidad avanza, a tal punto que cuando llego finalmente a su sala, no sé si quiero entrar para encontrarme con la persona que accidentalmente lo mande a la muerte defendiéndome.

Doy un largo suspiro para quitar los nervios que tengo encima, pero no sirve de nada, sigo igual de nerviosa. Tomo el valor que tengo y atravieso la puerta.

—Te estaba esperando—Charlie me sonríe con paz.

Levanto la mirada y veo que su cuerpo está lleno de cables, una maquina muestra sus pulsaciones y junto a él también hay una respirador mecánico. Veo su cuerpo, está lleno de moretones en diferentes partes de su cuerpo pero hay más en su cara, bajo la mirada y veo la herida que casi mata a mi amigo.

—Tranquila, tú pagarás la cuenta—bromea

Tomo su mano con fuerza y ahí rompo a llorar. Charlie a pesar de todo lo que tiene me trata abrazar.

—No llores cariño, no fue tu culpa.

—Eres mi héroe, más que todos los que he conocido.

Me mira a los ojos con una hermosa sonrisa.

—Ese es el deber del mejor amigo.Si cae uno, lo levanta el otro ¿no es así?

—Sí, lo sé pero lo que hiciste ya es fuera de las cualidades de todo mejor amigo debe tener – rió con amargura – Nick me dejó.

Charlie me da una rápida mirada de sorpresa, él tampoco se lo esperaba.

—Explícame porque y con lujo de detalles— pidió con brevedad

Abrí la boca y empecé a hablar contándole todo, le hable del chico que conocía a Zoe , le comente que puede que él sea el padre de Theo, le hable cunado me encontró Nick abrazando a ese chico , al cabo de diez minutos termine con una culpa todavía mayor.

—Habla con él, es la única solución que hay.

—Pero, ¿y sí se enoja?

—Es imposible que se enoje – sonríe – Cualquiera en su sano juicio diría que él está loco por ti

—¿Si él no quiere escucharme y me odia más?

—El amor es todo o nada. Da todo porque si pierdes, lo puedes recuperar, pero si ganas, nunca lo olvidarás.

Asisto, mi amigo tiene mucha razón. Debo hablar con Nick y explicarle todo, lo amo y no puedo vivir sin él.

—Anda, tienes que hablar con él, el amor es así. Se basa de bajo y altos. Cuando en verdad amas a esa persona te perdona porque cree que no lo volverás hacer.

—¿Qué hice para merecer un amigo como tú? – pregunté besando su frente – Te quiero idiota.

—Igual yo.

Tomo mis cosas y salgo de ahí, ahora sé que voy hacer. Diviso a Emma esperándome junto a Theo todavía dormido en sus brazos. Pude apreciar que será una buena mamá, ella será la ideal para sus pequeños.

—¿Puedes cuidarlo mientras que hablo con Nick? Afuera en cualquier momento puede llover y no quiero que se enferme

Ella me manda una sonrisa tranquilizadora.

—Claro, no hay problema – me lanza las llaves – Toma mi auto, es mejor que tomar un taxi porque estaré segura que estarás bien.

Como amo esta mujer, es más que una amiga, es una hermana.

Le doy un suave abrazo y beso su mejilla para demostrarle mi cariño que tengo hacia ella.

Bajo rápidamente a la calle y me subo al auto. Mientras manejo bajo la fuerte lluvia que hay, pienso en todas las cosas buenas que Nick ha hecho por mí en este último tiempo y me doy cuenta que son tantas que no las puedo enumerar. No me enamore de ese chico alto de ojos azules y de pelo rubio, no digo que es feo solo que yo no le vi el físico en el amor. Me enamore de ese chico que me cuenta sus sueños y pesadillas, ese que me dice los problemas que tiene y que confía en mí en cualquier cosa, ese chico que me mira y me dice la verdad sin temor que me enoje, de ese chico me enamoré.

Llego hasta su casa, bajo del auto rápidamente. La lluvia me moja entera mientras camino hacia la entrada de su casa, pareciera que esto es una típica película de amor. Toco su puerta con fuerza y espero que alguien la abre.

Cuando Nick abre la puerta pero no está solo, hay una mujer.

—Necesito hablar contigo Nick.




Beautiful Baby¡Lee esta historia GRATIS!