Una Esperanza

4.4K 300 10

—El impacto de la bala esta entre el pulmón y la costilla. – Nos miró a ambas y pude notar que él estaba cansado – Estamos tratando de sacar la bala para no dañar más de lo que está dañado un órgano pero esto es un procedimiento difícil y muy costoso.

Mire a Emma y supe que la desesperación se marcaba en sus ojos.

—¿Y cuánto estamos hablando más o menos? – Pregunte

—5000 dólares.—Respondió – Y eso no incluye los remedios ni la hospitalización que sería un mes.

Abrí la boca impactada, eso era carísimo y no estaba en mi presupuesto, a menos que.... Hable con mi padre. Yo ahora no poseía ese dinero pero sabía que él sí, era el único que podría ayudarme pero sabía que tenía que pagar un precio por ese dinero y estoy hablando de los favores que el me obliga hacer.

El doctor al notar nuestras expresiones, tosió para tornar su atención en él.

—Trabajaremos lo más que podamos en el paciente. Esto será muy difícil para él porque puede quedar la posibilidad que el utilice un tubo de oxigeno de por vida si no se opera luego ya que disminuirá la capacidad de respirar por su pulmón dañado, esperemos que así no sea pero tenemos que avisarles para que estén al tanto por su condición.

—¿Es muy necesario operarlo? Digo, ¿Qué problemas traería aparte de lo que menciono anteriormente?—Emma habló y pude ver el miedo que transmitía su voz.

—Aparte de ocupar oxigeno artificial de por vida, tener más posibilidades de tener ataques cardiorrespiratorios y tener enfermedades broncopulmonares. Como digo , se tiene que operar lo más luego posible para velar por la integridad de él.

— ¿Hasta cuándo esperarían el dinero?—Pregunte

—Hasta la noche para operarlo más rápido y se ahorraría la lista de espera

Observe a Emma que lloraba por la desesperanza mientras me miraba con un brillo en sus ojos. Tenía que hacer algo, el tiempo pasaba rápidamente y mi amigo podía morir en cualquier momento y si no moría podía quedar con secuelas por el resto de su vida. Necesitaba llamar a mi padre y resolver esto.

—Tratare de juntar el dinero.—Prometí – Esta Noche estará el dinero , lo pueden operar tranquilo.

—Entonces tratare de hablar con los otros médicos para avanzar un poco más en la operación – Dicho esto, el medico se va al pabellón dejándonos a solas.

—¿Qué harás? – Emma me miro con tristeza en los ojos, ella sabía que iba hacer.

Suspire, solo tenía una alternativa y no podía hacer mucho para cambiarla. Además de eso podía estar feliz y tranquila conmigo misma por salvar una vida por arriesgarme.

—Hablare con mi padre.—Confesé con determinación en mi voz – Es la única persona que nos puede ayudar en este momento

—¿Acaso estas demente? Tu padre abusaría de ti por ese favor – Emma me reprocho – Hay muchas alternativas solo que viste la más difícil y rápida.

—Entonces dime cuantas alternativas tenemos. Estamos hablando de mi mejor amigo y del padre de tu hijo, Emma.

Un grito de ayuda se escuchó e interrumpió lo que iba a decir Emma, me di vuelta rápidamente para saber quién era la persona y vi que era la madre de Charlie que entraba desesperada al lugar junto a su hijo y hermano de Charlie, Jack.

—¿Alguien me puede decir dónde está mi hijo? –Escuche que le pregunto a una enfermera que pasaba por el pasillo, está la ignoro y se fue.

—¡Marie! –Grite llamándola por su nombre

Me acerque casi corriendo con el niño en mis brazos a donde estaba ella y la abrace, ella rápidamente me correspondió el abrazo apretándome fuerte haciendo que me sintiera más segura entrando a llorar por todo de lo que pasaba, necesitaba desahogarme, tener que estar siempre fuerte cansa mucho y más cuando sabes que las personas que amas más en tu vida se puede morir.

—Tranquila, cariño. Todo estará bien — Me tranquilizo entre lágrimas Marie – Ni te darás cuenta y Charlie estará ya haciendo sus locuras.

Ella me miro a los ojos y pude notar la desesperación que tenía. Tome su mano y la bese como un gesto cariñoso y de respeto, ella me observo con una sonrisa entre sus labios. Siempre ella sabía que decir en los peores momentos a pesar que ella igual que yo estaba desesperada.

—Solo ten Fe, él siempre fue tan fuerte.

Opte no decirle el diagnostico de su hijo , ni el costo de su operación porque ella podía desesperarse más lo que estaba y podía ser perjudicial para su débil salud , ya que ella recién había salido de su cáncer de mamas que la había aquejado muchos años.

Levante la mirada y vi que Emma me miraba nerviosa por mi reacción. Le sonreí. Tome la mano de Marie y la junte con la mano de Emma.

—Ustedes tendrán que conocerse en algún momento – Observe que las dos me miraban como si estuviese loca – Es una ayuda, no se molesten.

Se miran y se analizan y noto que Emma sonríe nerviosamente

—Me llamo Emma.

Mientras comienzan a hablar me empiezo a alejar para que ellas tuvieran más privacidad.

—No que mi hermano era gay – Me sorprende Jack con una mirada divertida– Bueno, eso yo sabía.

—Parece que no lo es y es más, pronto tendrás alguien con quien jugar futbol – Dije recordando que él es entrenador de futbol para niños pequeños – Solo acércate más a su novia y sabrás más cosas.

Jack me mira sorprendido para después reírse. Se aleja para ir donde estaba su madre, dejándome sola con un tierno bebé durmiendo entre mis brazos.

Camine por el largo pasillo para ir a comer a la cafetería, cuando choco con alguien fuertemente, cayendo al piso de espalda protegiendo a Theo. Cierro los ojos cuando mi espalda impacta con el piso para retener el dolor que sentía.

—¿Estas bien? –Su voz es masculina y grave – Lo siento, no te vi.

Abro los ojos y lo veo. Es alto y musculoso, su pelo rubio perfectamente cortado combina de forma fenomenal con sus ojos azules, no me cae duda si me dice que es modelo porque es hermoso. Lleva consigo una camiseta blanca en que se traslucen sus grandes músculos.

Me mira preocupado y me levanta tomando suavemente mi cintura.

—Lo siento, estaba buscando a un amigo mío que le dispararon – Explico con tristeza –Y no te vi.

—No descuida , no hay problema – Sonrío y tomo mi celular para chequear que estaba bien – Estaba por hacer una llamada – Miento

—Me recuerdas a alguien –Me mira tratando de recordar a la persona – Era igual que tú.

— Y ¿Recuerdas cómo se llamaba? – Pregunto suavemente ya casi susurrando.

—Claro, como no – Sonríe mostrando sus perfectos dientes blancos. – Zoe Scott

Oh no. No puede ser.

—La conocí en una fiesta universitaria en California, era muy hermosa y quede fascinado con ella. Zoe era una chica dulce y muy tímida, era verdaderamente maravillosa en todo. Estuvimos juntos durante un año, nuestra relación era perfecta , bueno eso pensaba hasta que un día desperté y no la encontré en el departamento que vivíamos , hasta el día de hoy me pregunto dónde está.

—Soy su hermana, mejor dicho su hermana gemela.

—Oh no...



Holaaa!!! bueno estoy pensando en publicar esta novela en fisico para amazon pero no estoy muy segura , por favor si tienen amigos en wattpad no duden en recomendar esta novelita  :D 

la amooo y no se olviden del grupo de whattsapp <3



Beautiful Baby¡Lee esta historia GRATIS!