La estafa

6.8K 491 36

Nick
Una semana más tarde....

En tal solo una semana Ellt se tenía que casar poder adoptar a Theo legalmente, aunque yo había desistido en la búsqueda, ella seguía buscando a pesar que ya salíamos. Cada vez se le veía más nerviosa y más preocupada. Lo que no sabía es que yo quería casarme con ella y ser el hombre más feliz del mundo junto a ella. Tenía que admitir que era demasiado pronto y arriesgado casarme con ella, todavía era joven y recientemente estábamos saliendo formalmente. Pero se acercaba el día que la asistente social iba a llegar a la casa y era nuestro peor miedo, porque yo también me había encariñado con él bebe tanto así que lo quería como un hijo.

Casarse era en sí una decisión muy grande en la vida, pero cuando estás seguro que te quieres casar con la persona que estará contigo por el resto de tu vida, créeme es la decisión más linda y buena en tu vida. Siempre mi madre me decía eso cuando hablábamos y no entendía sus palabras, pero ahora que había conocido a la persona de mi vida, entendí.

Ya había comprado el anillo; un pequeño diamante al medio adornaba mientras que la sortija era de oro, tenía que admitir que cuando lo vi me encantó tanto que sin pensarlo lo compré porque era bonito y sencillo, como era ella.

Por otra parte; la relación con mi hermano cada vez estaba peor, ya que él hacía como que no le importaba nada la muerte de mi madre. Saliendo a fiestas, llegando hasta altas horas de la noche y embriagándose cada vez que podía. Un completo irresponsable. Esto, por supuesto hacia que cada día me enojará más y más por su actitud.

Hoy tenía que hablar con mi padre sobre el casamiento para que él me diera su bendición y que me apoyará como mi madre lo haría si ella estuviera con vida. Tenía que admitir que estaba nervioso, después del funeral de mi madre no había vuelto a hablar con él y algo me decía que no le iba a gustar la propuesta.

Toque la puerta de su oficina y entré sin esperar su permiso.

-Hijo, ven pasa - habló sorprendido mi padre - ¿A qué vienes? No te había visto desde -hizo una pausa dramática y prosiguió-, bueno ya sabes...

Suspiro nervioso, espero no tartamudear. Creo que esto es uno de los momentos más importante en mi vida y si tartamudeo perdería la seriedad que tiene.

-Bueno, hay una chica -casi dudé si seguir o no- y me quiero casar con ella.

Oficialmente es la peor propuesta de matrimonio que le he contado a mi padre.

Mi padre se para sorprendido y furioso, golpea la mesa en forma de indignación.

-¡Tú no te puedes casar con nadie! -Me apunta - Tú no tienes derecho de estar con nadie salvo que yo lo apruebe.

Retengo la respiración, no era común ver a mi padre de esta forma y más aún cuando le cuento algo tan importante. Pienso que debe ser el estrés y los nervios por todo lo que ha pasado y trato de contener mi ira para no empezar a pelear con él.

-Pero ¿Por qué? Yo me puedo casar con quien quiera - suspiro -. Padre, soy un adulto, no un chiquillo.

-Porque ella es pobre y no te puedes estar con alguien así, hijo -mi padre se sienta pero todavía me mira amenazante-. Sé perfectamente que es una chiquilla pobre, es algo común ya.

¿Pobre? Si su familia es una de las más ricas del país.

-Estamos hablamos de Ellite Scott , padre -sonrío con orgullo-. Ella no es ninguna pobre.

Mi padre me toma de la camisa rojo de furia, en su cuello se enmarca la carótida a punto de estallar. Trato de apartarme suavemente de él pero él logra agarrarme más y estamos cara a cara,

-Su padre me estafó, ese sinvergüenza nos robó millones a mí y a la empresa -me suelta bruscamente-. Por eso estamos en quiebra- susurró lo último para que nadie lo escuchara.

-Ella no es como su familia, ella es distinta -la defendí-. Ella es inteligente y humilde.

-No me quiero arriesgar, tú no te casas con ella y listo -golpeó con su mano la mesa haciéndola vibrar-.Estamos a punto de la quiebra gracias a ellos, y tengo una sola alternativa para salvar la empresa.

-¿Cuál, casarme con una millonaria? -me burlé sarcástico-. No estamos en el siglo xx

-Correcto, te casarás con una -sonrió con superioridad-. Es la hija de un billonario, Amanda Books, ¿la conoces?

¿Conocerla? Desgraciadamente sí. Ella está obsesionada de mí. Desde que cumplí 17 años y ella tenía 15 empezó a desarrollar ese tipo de acoso y obsesión a punto de amenazar a mis ex novias con matarlas para que terminaran conmigo. Esa tipa da miedo porque puede hacer todo lo que quiera por sus millones y sus contactos.

-No me casaré con ella -sonrío-. Yo no la amo y además está loca

Mi padre me mira amenazante por unos segundos y cierra los ojos. Sabe que yo no desistiré con mi idea para hacer realidad la suya

-Sal -susurra-. Tú no eres mi hijo.

-Y tú no eres mi padre -escupo con odio-. Tú solo eres un maldito empresario

Salgo y cierro la puerta de su oficina con fuerza. Estaba molesto, mi padre me estaba obligando a casarme con una loca sin siquiera conocerla interiormente. Yo pensaba que mi padre era distinto, que era alguien humano a pesar de ser un gran empresario pero me equivoqué, nunca lo fue.

Cuando llego a la casa de Ellit, mi enojo estaba cesando pero mis nervios aumentando. Toco la puerta y ella me abre con una gran sonrisa.

Veo que lleva el pelo tomado con una linda cola que la hace ver más tierna de lo normal, sonrío para mis adentros, esta chica es única y especial por eso yo estoy locamente enamorado de ella

-Hola, ¿cómo estás? -le doy un rápido beso y entro.

-Un poco nerviosa, ¿sabes por qué? -Juega con sus manos para quitarle importancia- Queda vez menos.

-Pero podemos esperar un poco más -aprovecho y le doy un ligero beso en sus labios-. Lo siento, te ves hermosa y no puedo resistirme a no besarte.

-Me tengo que casar con alguien -suspiró nerviosa-. No me puedo casar contigo

La miré y tome sus manos, yo sí me quería casar con ella.

-¿Por qué no, preciosa? Me quiero casar contigo, tener más hijos y que muremos juntos tan arrugados como pasas.

Ellit rio a carcajadas.

Se sienta en el sofá de la sala de estar y me invita a sentarme junto a ella, mientras camino aprovecho ese momento para ponerme de rodillas y sacar la caja del anillo de mi chaleco. Ella me mira sorprendida y nerviosa, sabe que estoy por llegar a este momento.

-Ellit Scott -sonrío como enamorado- ¿Harías a este hombre el más feliz del mundo casándote conmigo?




Jajajajaja miren como soy buena persona ....hagamos un trato ...si esta novela llega a 30,5k de leídos actualizare .....(llevamos 30k les falta poco)
Besos :3

Y estamos en los wattys!

Beautiful Baby¡Lee esta historia GRATIS!