Larga Espera (Penúltimo capítulo)

2.5K 206 14

—Dime, te estoy escuchando.

Me mordi los labios para idearme algo, me sentía arrepentida por no haberle dicho pero daba igual, ya lo había hecho.

—No te estoy engañando con nadie, lo prometo.

—Eso lo sé pero, ¿Dónde estabas? ¿Sabes qué hora es?

Saqué el teléfono móvil de mi bolsillo y lo prendí, eran las 11 de la noche. Me concentre tanto allá que no me había dado cuenta de que se estaba haciendo tarde.

—Fui a la casa de mis padres.

Nick niega con la cabeza, esta enfadado. Hice mal no avisarle y mentirle, pero tenia mis motivos.

—Sabes que es lo más peligroso del mundo estar en esa casa después de todo lo que pasaste, ¿Acaso estás loca? Me volvería loco si te perdería.

Al escuchar esa aclaración no pude evitar abrazarlo y darle un pequeño beso en sus labios. Con él aprendí que cuando uno en verdad ama a la otra persona se preocupa por ella.

—Lo sé perfectamente, es que tenia tanta curiosidad—lo miro a los ojos para que me crea—Ahora se muchas cosas de mi pasado y no estoy arrepentida de hacerlo nuevamente.

Nick me manda una mirada acusadora, lanza un suspiro y se sienta en el sillón con mi bebé en mis brazos.

—Somos una pareja, una que se apoya para siempre y que uno al otro se ayuda.

—Lo sé y lo siento.

Me mira directamente a los ojos —¿Alguna otra cosa quieres decirme?

Cierro la boca y asisto lentamente. Es hora de decirle la verdad.

—Tengo que decirte algo—Me puse tensa en solo recordar —No te lo he querido decir porque no quería preocuparte ni mucho menos hacerte sufrir. Pensé que en no decirte era lo más indicado.

—¿De qué estás hablando?

Suspire fuerte, era hora de contar todo.

—Tengo Lupus.

Nick abrió la boca sorprendido, me miro y supe inmediatamente que estaba dolido.

—Se supone que somos pareja. Y no me has contado nada, absolutamente nada.—Nick explota, sus ojos se ven como si estuvieran llamas ahí. —He tenido paciencia, te he apoyado, que amo como eres y como lo serás pero ¿no confías en mi?

—Si confió es que...

—No Ellite.

Nick deposita mi bebé ya dormido en el sofá, se para y me mira directamente a los ojos.

—Solo...esta noche dejame tranquilo.

Quiero agarrarlo, quiero no dejarlo ir pero él tristemente tiene razón, yo como siempre soy la culpable. Lo veo ponerse su chaqueta mientras me mira con ojos dolidos.

—¿Eso significa que terminamos?—Rompí el silencio y fui directa al grano.

Nick se tomó un momento, me puse nerviosa, estaba a punto de llorar.

—No terminaría contigo ni en un millón de años.—confesó—Pero eso no me quita el derecho que este muy enojado contigo.

Asentí con cabeza.

—¿A dónde estarás?—interrogué.

—Eso no te lo diré. Volveré.

Cerró la puerta despacio y me dejó sola con mis pensamientos. La había cagado, otra vez.

Beautiful Baby¡Lee esta historia GRATIS!