¿Quién en su sano juicio no se volvería loco por ella?

6.7K 508 33


Nick

Cuando llegamos a la calle de mi casa, no hay ni un alma. Ellit sale del auto en silencio y espera que estacione el auto.

—Espero no causar ninguna molestia – susurra avergonzada – te prometo que no se volverá a repetirse.

Abro la puerta y la invito pasar, ella con desconfianza y tímidamente pasa y mira a su alrededor y viendo que estaba limpio y ordenado .Debo admitir que hace unos días atrás había ordenado porque era un desastre la casa y vaya desastre que tenía.

— ¿Quieres...tomar algo?— tartamudeo nervioso – Si no quieres descuida, no me molestare.

Contrólate Nick, pareces un idiota.

Ella ríe nerviosa y no puedo ver sus irresistibles labios e imaginarme el sabor cuando son besados.

Veo que mira las fotos que tengo en la estantería. Todas son de mis hermanos cuando éramos pequeños y algunas que otras de mis padres

— ¿Tu hermana? – Señala

Tomo la foto en mis manos y los recuerdos golpean mi mente. Sé que Ellit me observa silenciosamente para no molestar y sentirme incomodo con su presencia.

—Sí, es mi hermana – respondo – Ella murió.

Ellite me mira con lastima y abre sus brazos, sin pensarlo me acerco y la abrazo

—No tienes que hablar de ellos obligatorimente. Lo siento si te incomode por mi pregunta. Debo ser más callada, lo sé.

—Descuida, no es tu culpa – trato de sonreír – Uno aprende con las tragedias, desgraciadamente te hacen más fuerte.

Ve las fotos una vez más. Siento en contarle la historia o parte de ella, algo me dice que sabe guardar secretos más de los que yo guardo, ella se está volviendo especial en mi vida y puedo decir que confió en ella. Ella debe saber parte de mi historia como se parte de la suya.

—Murió de un derrame cerebral de un rato a otro— cierro los ojos para evitar su mirada – Era una niña...tenía 6 años.

Emite un sonido de sorpresa y después calla, suspiro tratando de no aferrarme a los malos recuerdos y tratar de ordenarlos. Nunca había hablado de esto con alguien ni siquiera con mi psicólogo que siempre trato se lo dijera. Ella debe saber que también vivo con la tragedia de un ser querido como ella.

—Recuerdo que ese día estaba molesto con mi hermana porque ella rompió mi juguete favorito, tenía en ese entonces ocho años – entro mis labios y tomo aire – Lo había rompido a pedazos, me enfade muchísimo. Ese juguete me lo había regalado mi abuelo que había fallecido hace poco. Sin pensarlo la empuje suavemente y rompí su muñeca.

Hago una breve pausa y abro los ojos para mirarlo, no quería llorar como bebe en frente de Ellite, ella podía pensar que era un debilucho y no quería su compasión .Eso sería fatal después de abrir mi corazón con el. Era uno de los tantos motivos de porque no contaba la muerte de mi hermana, porque odiaba su compasión.

—Mi hermana grito como nunca por la escena – continúo— Nunca había escuchado un grito tan fuerte como ella emitió – Después ella cerro los ojos y se desmayó. Rápidamente el tome para que no se golpeara y grite llamando a mis padres, ellos vinieron y fuimos al hospital. Después de esperar una hora en la sala de espera, el doctor sale triste y nos comunica que mi hermana murió por un derrame cerebral. Ella murió por mi culpa

—No fue tu culpa, los derrames de producen en cualquier momento – me toma la mano y la aprieta junto a la suya.

—Si no me hubiese molestado, nada hubiese pasado...

—Tenías apenas ocho años. Y no fue tu culpa

Me abraza y yo le respondo apretándola más. Nunca me había desahogado en ese sentido, ni siquiera con mis padres. Siento su perfume en mis fosas nasales e inconscientemente emito un gemido.

Sé que esto me traerá problemas, pero no puedo aguantar más las ganas. Tomo su cara y me acerco hasta que mis labios se unen a los de ella.

Su abultado cabello castaño, el exquisito perfume que ocupa y esos ojos verde esmeralda, me tienen loco hasta imaginármela en las noches. Me dejo llevar por sus labios que son suaves y delgados. Porque ahora ella me está siguiendo el ritmo.

Tomo su delgada cintura y la atraigo más a ella, sin separar nuestros labios. Parece un sueño, un sueño perfecto .Solo mis labios y mi mano en su cintura, me demuestran que no es mi imaginación, es real. Cada vez me da esperanza de tenerla en mis brazos, para siempre.

Noto una sonrisa en sus labios aunque no la puedo ver. Esto es real.

La tomo en brazos todavía besándola y la llevo a mi cuarto .Todavía besándonos, la recuesto y me separo de ella.

—Necesitamos respirar un poco – jadeo un poco por la falta de oxigeno

Asiste sonriendo y su cara toma un color rojizo que tanto amo de ella. ¿Quién en su sano juicio no se volvería loco por ella?

—No te avergüences – tomo su cara entre sus manos tiernamente – estoy loco por ti, desde la primera vez que te vi.

Me atrapa y me besa con intensidad al escuchar esas palabras.

—Esto será un gran desastre.

— ¿Por qué? –Pregunto

—Porque no soy la misma chica que antes. Ahora tengo un bebe que cuidar.

—Lo podemos cuidar juntos. –Respondo con una sonrisa — Déjame ser algo importante en tu vida.

—Vamos a ver – ríe – Sé que esto va a terminar un caos

La abrazo y me acerco nuevamente a sus labios, pero mi celular termina el momento romántico.

—Hijo ¿todavía estas despierto? – El tono de mi padre me asusta – Necesito que vengas al hospital ahora.

—Dame veinte minutos – Cuelgo y miro a Ellit – Tengo que irme, paso algo en mi familia.

Se levanta a pasar que lleva un vestido y me sonríe con seguridad.

—Voy contigo.

Ohhh hace tiempo que no escribía algo tan romántico , debo admitir que cada vez que escribia suspiraba ufviuf desearía tener un chico así.

No sean malos y recomienden a sus amigas plis :3 

los quiere , atze.  

Beautiful Baby¡Lee esta historia GRATIS!