4

258 12 0

-Es Cory.-dijo ella mientras miraba a través del cristal como él entraba en una de sus sesiones de quimioterapia.- Es mi hermano. Él tiene cáncer en sus pulmones. Se lo descubrieron a los tres años, nunca lo vi sin ese cáncer persiguiéndolo. Dijeron que todo había mejorado, y así fue durante un tiempo. Pero cuando mamá se fue, el cáncer volvió a golpearlo con fuerza. Ahora papá. Es como si el abandono alimentara a la enfermedad.
-¿Por eso trabajas en la casa de Harry?
-Lo necesito. Él no puede hacerlo solo. Necesitaba una solución y ellos pagan bien.
-¿Y los abusos por parte de Harry?
-Zayn,-dijo ella volteando a verlo.- Si hay algo que no me importa es lo que Harry pueda hacerme. Ese trabajo produce dinero que le da a mi hermano una posibilidad mas para vivir, para seguir con los tratamientos que necesita y estar bien. No soportaría que a él le pasara algo.
El moreno la miró con tristeza y suspiró abriendo sus brazos. Nunca antes se había permitido abrazar a alguien de ese modo, pero ella necesitaba saber que no estaba sola.
Cuando el chico salió se acercó. Jamie corrió hacia él y lo abrazó con fuerza.
-Hey, ¿cómo está mi chica?
Ella se paró de puntitas y él se agachó un poco dejando que le besara la mejilla.
-Feliz de verte.
-¿Es uno de tus amigos?-preguntó viendo a Zayn. Ella asintió. -Ya creí que me estaba mintiendo con todas esas anécdotas. Un gusto conocerte. ¿Van juntos al internado?-ella asintió.- Que lindo es verte feliz.-rió abrazándola.- Es lo que más quiero. Ojalá pudiera tenerte mas en casa. El próximo año, buscamos un colegio, no un internado.
Zayn no sabía qué decir, estaba completamente atónito. Ella le mentía a su hermano. Él no sabía lo que ella hacía.
Tras despedirse, Zayn subió al auto y aguardó a que ella hiciera lo mismo.
-No pude decírselo.-dijo ella.- El internado era muy caro y no me daba tiempo a conseguir plata para que él...
-Solo quiere verte feliz.
-Yo voy a ser feliz mientras su corazón siga latiendo.
-Jamie...
-Me odio por mentirle, pero mas allá de lo que él quiera, está lo que necesita.
-¿Y lo que necesitas vos?-preguntó acariciando su mejilla con suavidad.
-Necesito que él se quede conmigo.
Él la llevó hasta la casa de Harry y miró su ropa. Ella suspiró y se detuvo para mirarlo.
-Nunca lo hice. Nunca tuve sexo a cambio de dinero.-dijo ella y él asintió en señal de que había comprendido.
A la mañana siguiente, cuando Harry salió se extrañó al ver a Zayn. Este miraba la casa y, al verla salir a ella, sonrió.
-Vamos, Jamie.-dijo abriendo la puerta.- Hoy no caminas.
Ella subió tímidamente y el moreno arrancó.

- Es mas rápido que caminando.

Al bajar, ella miró al moreno y suspiró.
-Zayn, no quiero que tengas problemas con Harry.-dijo ella al ver al joven de los ojos verdes acercarse furioso.
Volteó sin comprender y la mano de Harry se impactó contra su mejilla. Se puso de pie y abrió la boca para decir algo pero él volvió a golpearla.
-Jamie.-el susurro sonó tan irreal y tan doloroso que ella cerró los ojos y, por primera vez, no se puso de pie tras ser golpeada.- Jamie, mirame.
Pero no podía ser así. Cory no estaba ahí, era imposible que esa fuera la voz de su hermano. Sin embargo, no se atrevió a abrir sus ojos y comprobarlo. Temía que él estuviera ahí. Le aterraba que haya visto esa escena.
-Imbécil.-gritó Zayn empujando a Harry y fijando la vista en ella.- Dejala en paz. ¿Qué mierda te pasa?
La chica abrió los ojos y se llevó la mano a la mejilla, como cuando era pequeña. Como cuando su padre enfurecía. Se encontró con los ojos de Zayn y él la ayudó a ponerse de pie. La guió al auto y arrancó, alejándose de allí. Ella vio a Harry parado en medio de la entrada, con sus ojos fijos en ella. Apartó la mirada y apoyó la cabeza en el cristal. ¿Qué demonios lo había enfurecido ahora?
-¿Estás bien?-preguntó Zayn pero ella no respondió.- Jamie, ¿estás bien?
Zayn la miró con preocupación y detuvo el auto a un lado para quedar frente a ella. Le apartó el cabello del rostro y posó su mano sobre la mejilla enrojecida para repetir su pregunta. Ella lo miró y se preguntó dónde demonios se había metido Jamie Maddox porque estaba segura que no era la misma que no había logrado ponerse de pie ante su agresor. Eso no era lo que su padre le había enseñado.
Entonces fijó sus ojos en lo de Zayn y él, al borde de la desesperación, volvió a preguntar.
-¿Estás bien?
-No lo sé. Yo... No lo sé.

¿Qué es el amor?Read this story for FREE!