26

170 10 0

Cory la vio llegar y se asustó al verla tan triste. Abrió sus brazos y ella se refugió en ellos con rapidez.
-Jamie, ¿qué pasa, mi vida?-preguntó aferrándola con fuerza.
Ella negó y comenzó a llorar en su pecho.
-Jamie. ¿Qué pasa?-repitió.- ¿Por qué lloras?¿Dónde está Dalton?
-En la casa.-dijo con un hilo de voz.
Jhon entró en el lugar y se paralizó al verla llorando.
-¿Jamie?
-No me dice qué pasa.-dijo Cory, alterado.
-Vendí la casa.-dijo ella.-Vendí la casa hace dos años y no hay plata en el banco y... No hay nada.
Estaba desbordada, completamente cansada de todo. Quería quedarse con Cory.
-Yo... Lo vendí todo y no pude ir al internado porque era muy caro y no podía verte. Viví de prestado los últimos años mientras trabajaba. Y... No quiero irme esta vez.
-¿Que hiciste qué? -preguntó Cory, estupefacto.- ¿Vos te volviste completamente loca? Jamie, soy tu hermano, por el amor de Dios. ¿Me escondiste todo eso?- ella se encogió en sus brazos. Harry la miraba con los ojos bien abiertos.- Jamie Maddox sos una inconsciente, una mentirosa, -el rostro comenzaba a ponérsele rojo de la ira.- una... Una...
-Lo necesitabas. Necesitabas todos esos tratamientos.-murmuró ella mientras bajaba la vista ante la mirada de su hermano y Jhon.- Sos mi familia. No podía dejar que algo te pasara. Después de todo, solo quedamos nosotros dos. Todos se fueron y el tío Dalton ya no es el tío Dalton. Y mamá nos abandonó y papá está muerto. Él.... Él está muerto.
Era la primera vez que Jamie decía eso. Lo más lejos que había llegado a decir era que su padre no volvería pero nunca se permitió admitir que estaba muerto. Cory la pegó a su pecho y apoyó la mejilla contra el cabello de ella. Su hermanita estaba deshaciéndose frente a sus ojos. A ella le dolía mucho más de lo que admitía.
-Pero yo estoy acá.-dijo él y ella se aferró con fuerza.
-Desearía que fuera así por siempre.
Jhon se arrodilló frente a ellos y la miró con los ojos cristalizados.
-Cory va a estar todo el tiempo que pueda, pero ahora también tenes a Liam, a Zayn, a Louis y a Niall. Me tenes a mi. Sabes que nunca voy a dejarte sola. Sos mi nenita.
Ella se tranquilizó con lentitud pero no se movió hasta que llegó la hora de irse. Jhon le hizo el certificado y ella abrazó a su hermano con fuerza, pidiéndole perdón por haberle mentido tantas veces.
Al salir, Harry la miró unos largos segundos y luego tiró de su mano para pegarla a su pecho y rodearla con sus brazos. Ambos sabían que era un gran error pero ninguno se apartó. Se quedaron allí, abrazados, durante unos minutos. Ninguno abrió sus ojos.
-Todo va a estar bien.-dijo Harry con voz profunda y suave. Jamie no respondió y él ajustó sus brazos en torno a ella. No entendía qué demonios había hecho ella con él.
Al separarse, ambos subieron al auto pero no hubo palabra alguna que surcara el silencio en el interior de este. Harry la miraba de reojo y ella seguía con su vista fija en el exterior. Quería alargar su mano para tomar la de ella, que reposaba sobre el asiento, pero si lo hacía no podría detenerse. Sabía que era un bomba de tiempo y, en cuanto se permitiera aceptar a tratarla como su corazón le indicaba, perdería la batalla y estaría completamente a la deriva, prendido de ella y sus inmensos ojos grises, esos mismos que se habían fijado en él aquella primera tarde, reprimiendo los deseos de gritarle que era un completo idiota. Porque lo sabía, esa tarde ella había querido gritarle que era un idiota aunque, por algún motivo, se reprimía hacerlo y bajaba la cabeza como si el simple hecho de pensar eso la avergonzara de sobremanera.

¿Qué es el amor?Read this story for FREE!