27

191 11 0

Luego de cenar, Harry los vio meterse en la habitación y Dalton comenzó a contar historias como la noche anterior pero, en un momento, se detuvo.
-Harry.-llamó.- Harry, ¿estás ahí?
El joven irrumpió en la habitación y vio a la chica dormida al lado de su tío.
-¿Podrías....?
-Claro.-dijo Harry, tomándola en brazos.- Harían muy buena pareja. ¿Sabes? Ella siempre fue muy reacia a mostrar cariño pero puedo ver como te mira. Jamie te quiere.
-Que descanse, señor Maddox. -fue todo la respuesta que Harry le dio antes de retirarse.
Él también sabía como lo miraba ella y no era con cariño sino con temor. Jamie le temía y puede que fuera mucho mejor así.
Entró en el cuarto de la chica y la acostó en la cama para luego cubrirla con las sábanas y frazadas.
-Gracias.-murmuró adormecida sin abrir sus ojos.- Por todo.
-Dormí, Jamie.-dijo él y se retiró del cuarto.
Algo cosquilleaba en su interior. Jamás le habían agradecido así por algo que él había decidido hacer.
Esa noche durmió muy a gusto, pensando en ella.

Cuando Jamie y Harry salieron, Zayn estaba ahí, esperándola. Ella subió sin mediar palabra y el joven arrancó.
-Se lo conté a Cory.-soltó ella y él detuvo el auto antes de llegar a la esquina.-Le dije que vendí la casa. Él... No se lo tomó muy bien.
Harry los miraba con el ceño fruncido. Vio que él la sentaba en su regazo y la sangre comenzó a hervir en sus venas. No la quería sentada sobre Malik. No la quería en el auto de Malik. No la quería cerca de Malik.
Subió a su auto y pasó a su lado, destrozándole el espejo por completo. Miró hacia atrás para apreciar como el maldecía y no pudo borrar su sonrisa de satisfacción en todo su camino al colegio.
Sin embargo, esta se desvaneció al verla aparecer de la mano del moreno. Sus dedos estaban entrelazados y ambos se veían felices con eso.
Zayn se apoyó contra la pared y la atrajo hacia él.
-¿Me acompañarías en los cinco minutos que faltan para entrar a clase?-ella rió y se dejó rodear por sus brazos.- Te extraño mucho. No tengo a nadie que se meta entre las sábanas a la madrugada.
-Mas te vale.
Él rió con ganas y le besó la frente.
-Sos la única que dejo estar a menos de tres metros de mi.
-Eso suena bien.
-Malik, las manos lejos de mi hermanita.-dijo Liam y ella se volvió hacia él.- Yo... Este... Mis papás están ahora hablando con Dalton. Quiero traerte a casa.
-¿Te metes bajo las sábanas de Liam?-preguntó Zayn fingiendo estar ofendido.
-Es mi hermano ahora.-dijo ella, encogiéndose de hombros.
-¿Ustedes están juntos? -preguntó Liam, confundido.
-Si.-dijo Zayn y la abrazó por la espalda.- Estamos juntos ahora.
Harry golpeó la pared con furia y un terrible dolor le atravesó todo el brazo.
-No.-dijo ella con el ceño fruncido.- Creo... Creo que... Tengo clase.
Se fue de ahí con rapidez y Harry la vio meterse en el baño. Estaba tan confundido como Liam y Zayn.
A la hora del almuerzo, Jamie no apareció ni tampoco pisó sus siguientes clases.
Harry regresó a la casa y la encontró ahí, hablando con Dalton. Ella no parecía estar realmente metida en la conversación, estaba en otro lado, en otro mundo.
-Creo que es hora de mi siesta.-dijo el hombre.- ¿Podrías ir a buscarme unos análisis más tarde, linda?-le preguntó a Jamie y ella asintió sin mirarlo.
Harry se sentó junto a ella y la miró unos largos minutos. Distinguió su mano sobre la tela del sofá y la tomó con cuidado. Jamie se volvió hacia él y, con un hilo de voz, preguntó:
-¿Crees en el amor?
La pregunta lo desorientó bastante pero terminó por asentir, poco convencido. Creía en el amor porque creía en Jamie.
-No sé si es lo que dicen pero algo tiene que haber.
-¿Y qué es?
-Supongo que es cuando conoces a alguien que se ve como todos los demás pero, después, te demuestra que es mucho más. Entonces te encontraste pensando en ella todo el tiempo y cada pequeña cosa que le duela, te molesta porque la lastima. Es una especie de necesidad. Va mas allá de querer cuidar a la otra persona, uno intenta recibir lo mismo. Aunque no siempre pasa.
Harry se preguntó si sabría que él hablaba de ella.
-¿Y cómo puede olvidarse?-preguntó ella con lágrimas en los ojos.
-¿Por qué querrías olvidarlo?
-¿Qué tiene de bueno que una persona tenga el poder de hacerte feliz o reducirte a cenizas?
-Se trata de confiar, de no tener miedo. Uno siembre piensa que la otra persona no va a lastimarte. ¿Quién va a lastimarte, Jamie?-preguntó al fin.
-Soy yo la que va a lastimar.-susurró.
A Harry se le hizo un nudo en la garganta. ¿Por eso había dicho que no estaba con Zayn? ¿Jamie temía lastimarlo?
-No, no vas a hacerlo.-dijo él, acariciando su mejilla con la mano sana mientras que la otra seguía tomando la de ella.- Nunca lastimarías a nadie.
-Destruyo a todos a mi alrededor.-susurró con un hilo de voz.
-Eso no es verdad.
-Papá...-las lágrimas huyeron de sus ojos.- Él... Yo siempre lo peleaba.
-Él te golpeaba.-dijo él y ella lo miró confusa.- Una vez lo dijiste. No te defendías contra mi porque soy como tu papá.
-No quise...
-No importa, Jamie. Yo sé que es verdad.
Ella guardó silencio y Harry la miró para luego ponerse de pie y sobar su mano.
-Creo que tengo que ir al hospital, ¿queres venir?
Ella asintió y lo siguió. Zayn los vio salir de la casa con el ceño fruncido. Había ido a hablar con ella y los había visto hablar en la sala. Harry estaba demasiado cerca de ella para su gusto.

¿Qué es el amor?Read this story for FREE!