12

227 12 0

El domingo en la mañana, Zayn quería sacarla de ahí. Quería llevarla fuera y pasear con ella. Así que, a primera hora, la hizo ducharse y cambiarse mientras él preparaba su desayuno.
Jamie bajó con unos jeans viejos y un buzo demasiado grande para ella y Zayn suspiró, sabía que eso era lo poco que ella tenía. Le besó la frente y sirvió el desayuno para ambos.
-Vamos a ir a pasear hoy. No acepto un no como respuesta y, si queres, podemos pasar por el hospital a ver a Cory.
-Si.-dijo ella feliz y se levantó para abrazarlo.-Gracias, por todo. Te quiero mucho.
-Yo también te quiero, preciosa.-dijo él besándole la mejilla y sonriendo.
Ambos salieron luego de un rato y pararon en un parque de diversiones que dejó los ojos de ella abiertos como platos. Zayn le tomó la mano, entrelazando sus dedos, y la guió dentro.
Le gustaba la emoción que ella mostraba ante cada pequeña cosa que él hacía. Adoraba verla sonreír de ese modo y que ella le dejara tomar su mano.
Cada juego, cada niño, cada algodón de azúcar se veían mucho mas atractivos al generar la sonrisa de ella.
Durante todo el tiempo que permanecieron ahí la vio emocionarse, arrepentirse, asustarse, ponerse nerviosa. Parecía que todo era nuevo para ella y agradecía ser él quien la acompañara.
Al principio no supo muy bien qué fue lo que lo hizo permanecer a su lado pero logró comprender que estaba fascinado con ella, que adoraba cada uno de sus gestos y palabras, que le intrigaban todos los secretos que guardaba y que quería quedarse con ella porque, simplemente, quería hacerlo.
Cuando se hizo tarde, decidieron que era momento de pasar por el hospital aunque ella se encontraba agotada. No perdería la oportunidad de ver a su hermano.
Se durmió a los pocos minutos, envuelta por los brazos de él. Se veía pequeña y, por primera vez desde que Zayn la conocía, inmensamente feliz.
-Hace mucho que no la veía así.-dijo él.- Gracias por todo, Zayn. Sé que ella me oculta muchas cosas. Sé que no va al internado. Sé que sabe que papá no va a volver. Lo que no sé es de dónde salió la plata para los tratamientos.
-Su prioridad son tus tratamientos. -dijo Zayn notando que el chico no era ningún tonto y sabía que él estaba al tanto de muchas cosas.- Pero no te preocupes, ella está bien. Ahora está bien.
-Eso te lo debo a vos.-dijo Cory.- Ahora... Creo que es momento de que vaya a casa. La llevaría yo pero...
-Yo me encargo.-dijo Zayn, tomándola en brazos.
-¿Ya nos vamos?-preguntó suavemente entreabriendo sus ojos.
-Si, mi vida. Estás muy cansada.-dijo Cory besándole la mano.
-Zayn me llevó al parque de diversiones.-susurró ella y una suave sonrisa apareció en sus labios.
-¿Lo pasaste bien?-ella asintió.- Me alegro, princesa. Nos vemos mañana ¿si? Te amo.
-Yo te amo más, Cory. Te amo mucho más. -murmuró con los ojos cerrados acurrucándose contra el pecho de Zayn.
En el auto, ella mantenía su cabeza contra el cristal mientras su mano seguía sobre la del moreno.
-¿Qué es el amor?-preguntó ella frunciendo el ceño y rompiendo el silencio.
-No lo sé. ¿Qué es el amor?-preguntó él, confundido por esa pregunta repentina que había surcado la mente de la chica.
-Cory es el amor.-dijo ella y abrió sus ojos suavemente.- Creo que vos también sos el amor.
Luego de eso, se durmió dejando a Zayn completamente confundido. ¿Cory era él amor? Si, ella amaba a Cory. Pero... ¿Él era el amor? ¿A qué se refería Jamie?

¿Qué es el amor?Read this story for FREE!