29

169 11 0

El yeso desapareció y las heridas sanaron pero Jamie no despertaba. Cory había caído en la depresión y su cáncer había avanzado. Todo era muy poco esperanzador para todos.
-¿No te parece que dormiste mucho ya?-preguntó Harry, acariciándole la mejilla.- Es hora de que te despiertes. Ya me estoy quedando sin promesas y sin esperanzas.
-No me digas eso.-susurró ella con un suave quejido.- Creí que Harry Styles nunca renunciaba.
-Dios mío.-dijo él.- Dios. Jamie, estás despierta. Estás... Estás....
-En un hospital.-susurró ella, abriendo sus ojos.-¿Qué pasó?
-El tren nos alcanzó.
-Ay no. ¿Estás bien? Es mi culpa, perdón. -las lágrimas se asomaron por sus ojos.- No quería...
-Shh.-susurró él, besándole la mano mientras lloraba en silencio.- La culpa fue mía. Perdoname vos a mi. No creí que todo esto fuera a pasar.
-Harry...-lloró ella.
-No. Lo prometí. Esto es completamente mi culpa. No voy a dejar que pienses lo contrario. No voy a dejar que te lastimes de ningún otro modo.-se puso de pie.- Y voy a buscar a un doctor porque no quiero que vuelvas a cerrar los ojos.
Él salió del cuarto y Zayn estaba en la puerta. Lo había oído.
-Andá, hermano. Tu bella durmiente ya está despierta.
Vio como Zayn se aproximaba a besarla y le dolió en lo más profundo del alma. Ella jamás sería suya. Miró a Liam y este pareció notarlo pero no se quedó para intermediar ninguna palabra.
Harry avisó a Jhon y se perdió por las calles. Quería ir a un bar a ahogarse en alcohol pero no lo haría, porque había prometido que si ella despertaba él cambiaría y dejaría atrás todos esos malos hábitos.

Jamie miró a Cory unos segundos y le sonrió aunque él no pudo hacer lo mismo. Se acercó con rapidez y la sentó en sus piernas, pegándola a su pecho, besando su cabeza y llorando con suavidad.
-Nunca en toda tu vida vuelvas a hacerme eso. No quiero que vuelvas a manejar o a pasar por las vías de ese maldito tren. Casi me muero acá viendo tus ojos cerrados. No te despertabas.-la aferró con más fuerza.- Pero ahora estás bien y te amo tanto. Te amo, Jamie. ¿Lo sabes? Te amo.
-Yo te amo muchísimo más. -susurró ella.
-Extrañaba tu voz.-rió.- Y esa creencia tuya de que me amas más de lo que yo te amo.
Jamie lo miró y sus ojos brillaron, llenando de calidez los de su hermano quien no podía parar de besarle el rostro.
-Creo que...-suspiró ella y se enderezó, logrando quedar a la altura de sus ojos.- ¿Qué pasaría si tuvieras a Zayn por cuñado?
-Estaría muy feliz por vos.-respondió él, apartándole un mechón de cabello del rostro.- Si vos estás feliz, yo estoy feliz. Además sé que él va a cuidarte muy bien.
Ella lo abrazó con fuerza y se quedó hablando con él hasta que llegó la hora de su sesión de quimioterapia.
-¿Se puede?-preguntó Liam. Ella asintió.- Mis papás arreglaron todo. Tu tío Dalton está en la casa, vas a tener que visitarlo todos los días pero vas a vivir con nosotros. Yo voy a acompañarte, siempre.-dijo y le besó la frente.
-Fue mi culpa.
-No, preciosa. Nadie tuvo la culpa.
Ella se dejó arropar por él y le habló hasta quedarse profundamente dormida. Su hermano, sin embargo, no se fue. Se quedó con ella hasta que le dieron el alta y pudo llevarla a casa.
-Hola, preciosa. -dijo Niall y ella le besó la mejilla para luego repetir eso mismo con Louis.
-Esta casa es impresionante.-dijo Jamie.- Nunca voy a cansarme de decirlo.
-Hola, hija.-dijo Karen y, por más que el mote le siguiera resultando ajeno, Jamie le sonrió y la abrazó con suavidad.- Creo que hoy hospedamos a los muchachos.
-Jamie no va a dormir con ustedes.-dijo Geoff.- No está a discusión.
-Papá...-empezó Liam.
-Él tiene razón.-dijo Jamie.- No sería correcto hacerlo.
El hombre la miró y abrió sus brazos, en los cuales ella se refugió con gusto.
-Siempre quise una hija como vos.-dijo.
-Geoff.-lo retó Karen.
-Ya lo sé. Es que todavía no me creo que ella sea nuestra hija.
-Hermano al rescate de sobreprotección paternal.-dijo Liam, tomándola en brazos y subiendo las escaleras mientras ella reía.
Entraron en la habitación y la tiró sobre la cama para luego mirarla con los puños cerrados en la cintura.
-Soy un héroe. -ella asintió.- Acabo de salvarte.
-¿Podemos pasar, héroe? -preguntó Louis y Liam asintió divertido.- Trajimos unas pelis y un par de juegos.
Todos se ubicaron en sus lugares y pusieron la película. Jamie estaba entre Zayn y Liam, con su mano entrelazada a la del moreno.
-¿Ahora sí sos mi cuñado? -preguntó Liam.
-Si.-dijo ella y Zayn sonrió, apretándole la mano con suavidad.
-Cuidado con lo que haces, Malik. Conozco tus secretos así que no te gustaría hacerle daño a mi hermanita.
-No voy a lastimarla.-dijo él.- Nunca voy a lastimarla.
-Te quiero.-dijo ella, presionando sus labios contra la mejilla de él y viendo, por el rabillo de ojo, como Liam se acercaba para apartarla.

¿Qué es el amor?Read this story for FREE!