Capitulo 22

164 12 12

-         ¿Cómo que una persecución?! ¡¿Estas segura de ello?!

-         Ricks, no es hora de hacer preguntas ¿Portas tu arma? - preguntó nuevamente.

-         Si - la saque del escondite que le tenía en mi puerta para que Vanessa ni Liam la vieran.

-         Bien. Cárgala y prepárate para disparar

-         ¡¿Que?! Pero... ¡Estoy solo y no sé cuántos son!

-         Ya estamos mandando refuerzos pero tardarán en llegar, tienes que hacer todo lo que diga - ordeno - ¿Estás consciente de todo el peligro que representa que estés en el medio?

-         Si – conteste, tragando profundo.

Jamás imagine quedar en el medio de algo que podía resultar ser una balacera.

-         Bien.

La moto aceleró y se metió en un cruce clandestino. La camioneta negra me alcanzó por el otro carril y siguió derecho. Dejándonos atrás.

-         ¡Se fue! – exclame, aliviado.

-         ¿Qué? ¿Estás seguro?

-         ¡Si si! Naomi cruzó en un desvío - decía mientras me acercaba a él - Y la camioneta siguió de largo.

-         ¿Ves a Guess?

-         No, estoy apenas cruzando - relataba - ¡La veo! - anuncie - Se estaciono entre unos árboles.

-         ¡Ve por ella! - ordenó.

Me detuve a una distancia moderada para que no se asustara y huyera. Aunque seguro reconocía mi camioneta.

-         ¿Naomi, estás bien? - exclame bajando enseguida.

Estaba de espalda y al oírme se volteó y me apunto con su arma. Eleve los brazos. Al verme se quitó el casco, dejando caer todo su cabello y bajo el arma.

-         ¡Santiago! - dijo con la respiración agitada, parecía nerviosa y cansada.

-         ¿Te estaban persiguiendo? - pregunte llegando a ella.

-         Ah... - casi no podía hablar - No lose, si, supongo, yo... ah... – miraba a todos lados.

Estaba muy nerviosa, se veía desorientada, atemorizada

Oops! This image does not follow our content guidelines. To continue publishing, please remove it or upload a different image.

Estaba muy nerviosa, se veía desorientada, atemorizada. Tomé su mano y estaba temblando no si de la adrenalina o del frío.

-         Yo... Ah... – se reclino sobre su moto, parecía costarle respirar.

-         ¿Te sientes bien? – pregunte preocupado.

Negó.

-         Tengo... - halaba el aire – Dificulta... - tosió – Para respirar.

MiaRead this story for FREE!