Capitulo 5

135 13 0

           

-         ¿Dónde oíste eso? – pregunte con el corazón acelerado.

-         Chismes de pasillos – respondió con gracia – De hecho llegue a oír que hasta mi divorcio se debía porque el hijo que estabas esperando era mío.

¿Había oído bien?

-         ¿Puedes creerlo? – rio y apareció el médico para darle indicaciones.

-         ¿Te divorciaste? – pregunte apenas el medico culmino.

Me miro extrañado.

-         Si, hace 6 meses – contesto tranquilamente, mientras se levantaba de la camilla - ¿No lo sabias?

No lo podía creer, en realidad.

-         No, no, para nada – me cruce de brazos – Lo último que supe es que tendrías un hijo

Oops! This image does not follow our content guidelines. To continue publishing, please remove it or upload a different image.

-         No, no, para nada – me cruce de brazos – Lo último que supe es que tendrías un hijo.

-         De hecho tuve dos.

-         ¿En serio?

-         Si.

-         Ah – asentí – Felicidades atrasadas – salimos de la enfermería.

-         Andrés y Emi – me mostro el fondo de pantalla de su celular - ¿Qué te parecen?

-         Nunca negué tus buenos genes – comente con gracia – Son hermosos.

-         Si – asintió como padre orgulloso.

¿De verdad estábamos hablando de sus hijos? ¡Oh por Dios, esto era muy extraño!

-         Pero – estaba intrigada - ¿No se supone que los hijos traen unión? – dude - ¿Por qué te... - me apene – Bueno, obviamente no me tienes porque contar.

-         Te cambio mi historia por la tuya – se adelantó para detenerse frente a mí.

-         ¿Qué?

-         Los chismes de pasillo no son 100% confiables, pero siempre provienen de rumores.

-         ¿Ah si? – me volví a cruzar de brazos y alce mis cejas – Entonces comienza tú.

-         Mmm – miro hacia los lados – Preferiría que no fuese aquí, ya sabes que las paredes oyen – miro hacia la que teníamos al lado – Quizás podamos ir por un café una de estas tardes y te cuento.

-         Sigues siendo la misma vieja chismosa – reí.

-         Más que Sebastián jamás

-         ¿Qué yo que? – apareció por detrás el líder.

-         ¿Ves? – dijo Elías.

MiaRead this story for FREE!