Capitulo 18

125 9 2

Cerró la puerta y mi corazón no disminuía su ritmo. Suspire largo y profundo. El pasó por mi lado y se sentó en la silla de una pequeña mesa que tenía en la habitación. Me miró extrañado.

-         ¿Que se supone que fue eso? - dudo.

No quería decir lo siguiente, pero no tenía otra respuesta.

-         La verdad - confesé.

-         No te creo - refuto.

-         Te estoy hablando en serio - asegure - ¿Acaso tengo cara de estar mintiendo? - dude.

-         Te estoy hablando en serio - asegure - ¿Acaso tengo cara de estar mintiendo? - dude

Oops! This image does not follow our content guidelines. To continue publishing, please remove it or upload a different image.

Se levantó, me miró un par de segundos.

-         No, por supuesto que no pero, decides matarme y luego apareces diciendo que me necesitas ¿Cuál es tu truco?

-         No hay trucos, es la verdad, te necesito aquí conmigo - dije.

-         ¿Para qué? Si lo único que te hago es daño.

-         ¿Acaso no lo ves?

-         ¿Ver qué?

-         Que la vida nos está dando una segunda oportunidad Elías, en todos los sentidos - explique.

Me miro como si estuviese loca.

-         La primera vez qué pasó ¿Que hicimos? ¡Alejarnos! - exclame - Y fue peor para los dos... - decía.

-         Era lo más sano para ambos - dijo pareciendo estar cansado.

-         Si, pero esta vez tenemos la oportunidad de cambiar las cosas, de sanar este maldito episodio en nuestras vidas - respire hondo - Pero no puedo hacerlo sola, otra vez.

-         ¿Y qué sugieres? ¿Cómo logró que puedas estar cerca de mí sin que sientas que tu vida peligra?

-         ¿Crees que si sintiera que mi vida peligrara estaría aquí, en este estado?

-         ¿Cómo puedes estar tan segura?

-         Es... lo que siento – dije.

-         ¿De la misma forma que sentías que tú único objetivo era matarme? – juzgo – No lo sientes, solamente lo sabes porque Araroni te lo dijo, no porque me creyeras, ya que cuando te lo dije, lo único que hiciste fue reafirme el agarre de la pistola, no porque confiaras en mí.

-         Lo se, pero tienes que entenderme Elías...

-         ¡Lo hago Naomi Elena! – exclamo – Créeme que lo hago, y por lo mismo que lo hago es que decidí abandonar el cuartel y pedir el traslado de clan, porque entiendo a la perfección que no es sano, ni justo que sientas que en cualquier momento puede volver a pasar.

MiaRead this story for FREE!