Capitulo 11

88 11 2


- Creo que estoy entrando en pánico... - me pare y le entregue a Tommy a mi amiga para empezar a caminar por la sala - ¿No estas aterrada de que...

- Lo estoy igual que tú, ya pase por ese shock el viernes.

- ¡¿Por qué no me llamaste?! – pregunte - ¡Fuese venido volando!

- No es algo que se dice por teléfono Nao – contesto – Lastimosamente ya no podemos evadirlo – resoplo – Lo hicimos por 2 años, el tribunal no va esperar más...

- Pero Kate... ¡¿Cómo crees que él se ponga, que crees que pueda pensar que le ocultamos a su hijo durante tanto tiempo y todo el proceso legal?!

- Pues ese maldito va a tener que entender que fue por el propio bien de su hijo – exclamo – De igual manera que cuando el crezca, lo va a tener que entender así.

- Kate es que... - caminaba de un lado para otro – No puedo imaginar ese momento al entregárselo, su reacción... - empecé acalorarme - ¡Es capaz de pedir la custodia total! Y se la pueden dar por ocultarle a su hijo – estaba hecha un manojo de nervios.

- Nao ¡Cálmate! - se paró y me detuvo – Lo máximo que le pueden dar es la custodia compartida, pero jamás completa, tenemos como demostrar que tanto tu como yo nos hemos encargado de todas sus necesidades, al pie de la letra, además tenemos mucho testigos, están los doctores, los terapeutas, las de la guardería, esta Murray ¡Hasta Franco Ricks es testigo de ello!

- ¡Hablare con el!

- Te va a decir lo mismo de siempre, que es lo justo y necesario para el niño - Además – se sentó nuevamente – Es mejor así, que todo salga a la luz, para no andar por la vida con secretos, y terminar de afrontar ese momento – decía - No te niego que días antes entrare en crisis porque tengo miedo que lo lastimen, pero ambas debemos mantenernos fuertes, por el – acato - Ojala Liz estuviese aquí – comento con la voz triste.

- Ella sabría qué hacer con exactitud – pose mi mano sobre la suya.

Liz era la hermana de Kate, la cual había muerto meses después del nacimiento de Tommy. Ella era tan dulce y tan inteligente y siempre nos daba consejos de vida, hasta nos hacía reflexionar cuando Kate y yo hacíamos travesuras cuando teníamos 18.

- Y Barton fuese sido un apoyo excepcional – tomo mi mano.

Fue imposible que no se me salieran las lágrimas al recordarlo. El había muerto junto a Liz, ya que venían en el mismo auto de la clínica, donde yo lo había conocido. Traían los exámenes de la mamá de Kate. Lo extrañaba tanto, era tan carismático y amable que era imposible no enamorarse de él.

- No lo dudo – seque mis lágrimas y respire hondo.

...

El lunes en la mañana, apenas llegue al clan, fui hasta la oficina del Sr. Ricks. Espere su pase y me saludo, mientras tomaba café. No creo que estuviese de muy buenas conmigo por el incidente del viernes.

- Necesito hablar con usted – dije un poco nerviosa, sentándome en su escritorio.

- Ya lo imagine – conteste sin mucha gracia – Llego la temible carta, el tribunal me informo.

- Creo que debería postergarse – comente – El niño está muy chiquito y no creo que esté listo para esto.

- ¿El niño o tú y Kate? – dudo.

- Solo digo, que aún está muy chiquito, quizás un año más.

- Naomi – pronuncio – Es el momento, sino Tommy crecerá con la ausencia de su padre, de su familia y la idea no es darle más carencias de las que ya tiene – comento – Para cuando ustedes consideren que esté listo, será demasiado tarde y puede afectarle aún más, que lo que puede afectarle a un bebe de dos años que recién empieza a recordar los nombres de sus familiares – argumento – Es lo justo y lo necesario, basta de postérgalo ¡Él tiene derecho de saber que tiene un hijo! – exclamo.

MiaRead this story for FREE!