Capítulo 29: The Break-up

10K 739 864

SUMMER P.O.V.

- Alex, ¿q-que haces? - pregunté al verlo acercarse a mi.

- Hago lo que he querido hacer desde hace mucho. - dijo volviendo a acercarse y traté de alejarme.

Alex cerró la puerta y mi corazón latía a mil por hora.

- Estás ebrio. - dije.

- Claro que no. - respondió. - Me tome un par de copas, si, pero solo para que me diera el valor de hacer esto.

Se acercó y dejó un beso muy cerca de mis labios.

- Alex para por favor, Rubén va a llegar. - dije empujandolo despacio.

- Mira ya no voy a guardarlo más. - dijo mirándome. - Estoy enamorado de ti.

Mi corazón rugia en mis costillas y la adrenalina de ver entrar a Rubén en cualquier momento, me tenía los nervios a mil.

Me quedé en silencio y el se acercó un poco más para tomar mi mano.

- No sé desde que momento, pero si sé que no puedo dejar de pensar en ti. - dijo.

No me di cuenta que mis manos temblaban hasta que miré como él las sostenía.

- T-tienes que irte. - susurré. - Esto no puede ser. Yo estoy enamorada de Rubén y probablemente tu estás confundido.

- ¿Porqué tus manos tiemblan cuando las toco? - preguntó y guarde mis manos en mis bolsillos.

- Estás ebrio. - volví a repetir. - No sabes lo que dices.

- Claro que lo sé. - se defendió. - Te dije que sólo me tome un par de copas, te juro que estoy conciente de todo.

- Entonces vete, porque va a llegar Rubén. - dije. - Por favor.

- No quiero dejar pasar esto, Summer por favor, yo te quiero. - dijo y yo me alejé aún más.

- E-estoy con Rubén. - dije.

- No te estoy pidiendo nada. - dijo. - Sólo quiero que sepas que estoy loco por ti.

Volvió a acercarse y tomar mi mano. La sensación que recorrió mi cuerpo me aterró.

- Sólo tenía que mirarte y decirlo. - dicho eso se acercó peligrosamente a mi.

Quería empujarlo y decirle que se vaya.

Pero en vez de eso, mis ojos se desviaron a sus labios.

Los cuales llevó al lado de mi cara. Una de sus manos se posó en mi cintura y la otra tomó mechones de mi cabello y los puso detrás de mí oreja.

- Te quiero. - dijo bajito y un escalofrío me recorrió de pies a cabeza.

Mis manos temblaban de una manera sobre natural y no podía moverme.

Nisiquiera cuando Alex acercó su cuerpo al mio.

Nisiquiera cuando mis manos se encontraron con las suyas.

Nisiquiera cuando sus labios están en los míos.

Después de unos segundos me encontré a mi misma pasando mis brazos por sus hombros. Reaccioné cuando sus brazos me rodearon la cintura, pero no podía detenerme.

Sus labios se movían a la perfección con los míos y mi espalda tocó la pared, acorralandome.

Mi mente reaccionó del todo cuando Alex mordió mi labio haciéndome estremecer.

Tomé todo de mi para separarme y avanzar lejos.

- Nonono, mierda. - dije apartando el cabello de mi cara. - Vete.

¿Quién dijo que sería fácil? - 2ª Temp. ¡No Te Soporto! ElRubiusOMG¡Lee esta historia GRATIS!