Capítulo 12: Visitas

11.8K 866 364

SUMMER P.O.V

- Joder, que cansancio. - dijo Rubén al llegar a casa.

Ayer había sido el conflicto con Hachi y Rubén estuvo con mejor ánimos hoy.

Por lo que decidió que quería tener otra mascota.

Así que realmente nos paseamos por todas las tiendas de mascotas de Madrid para encontrar algún animalito.

Acción que no resultó, ya que a Rubén no le gustó nada.

Al principio quería llevar un hurón, pero luego le dio miedo tenerlo, dijo que era como una rata.

Luego pensó en peces, pero lo descartó porque no podría jugar con ellos.

Y así se pasó toda la tarde mirando mascotas. Aunque no llevó ninguna.

Ahora me lancé al sofá y mi novio hizo lo mismo.

Me abrazó fuerte atrayendome a su pecho, así que supuse que se había puesto triste otra vez.

- ¿Quieres que te cociné algo guay? - le pregunté para subirle el ánimo.

- No, gracias. - dijo despacio.

- ¿Quieres que juguemos algo? - volví a preguntar y el negó con la cabeza. - ¿Quieres tomar unas cervezas?, ¿Llamar a los chicos?, ¿Ver una peli? - pregunté pero todas las respuestas fueron no.

- Quiero hacerte el amor. - dijo cuando apoyé mi cabeza en su pecho otra vez.

Subí mi cabeza y lo miré a los ojos.

- Digo, si quieres. - dijo mirando hacia otro lado.

Pasé mis piernas a cada lado sentandome a horcajadas sobre él y llevé mis labios a los suyos.

Nuestros labios jugaban despacio, mientras las manos de Rubén recorrían mis piernas muy delicadamente.

Quité mi chaqueta que me hacía sentir con demasiada ropa y comencé a bajar el cierre de la sudadera que llevaba puesta Rubén.

Rubén se removió un poco para sacar de su jeans su móvil, las llaves y el dinero que llevaba. Se estiró un poco y lo dejó en la mesa pequeña que había en la sala.

- Creí escuchar que estabas cansado. - dije mientras quitaba mis zapatillas.

- Siempre puedes montarme. - dijo sonriendo.

Solté una carcajada fuerte mientras el, sin perder el tiempo desabrochaba los botones de la delicada blusa que llevaba puesta.

Luego de un rato en ese proceso, la quito por fin.

- Pudiste haberla roto y hacer que los botones saltarán. - dije graciosa.

- Es que, es muy bonita como para arruinarla. - dijo sonriendo y juntó nuestros labios otra vez.

Lo sentí quitarse sus zapatillas y quité su sudadera.

El hacia caricias en mi espalda desnuda haciéndome sentir escalofrios.

Podía sentir su ereccion aún con nuestros jeans en su lugar mientras nuestras lenguas se mezclaban mi boca.

Yo misma quité mi sujetador y lo lancé a un rincón de la sala.

Se separó para mirarme y beso mi cuello y mi hombro derecho.

- Eres tan hermosa. - dijo poniendo sus manos en mi cintura. - Te amo Summ.

- Y yo te amo a ti. - le respondí metiendo las manos en su cabello.

Unos minutos después su jeans salió rápido, pero tuvimos un poco de problemas quitando el mío, ya que era mucho más ajustado.

¿Quién dijo que sería fácil? - 2ª Temp. ¡No Te Soporto! ElRubiusOMG¡Lee esta historia GRATIS!