Capítulo 33: Sala de espera.

6.7K 484 475

ADVERTENCIA: COMO MUCHAS SABEN, ESTE CAPITULO YA ESTABA DISPONIBLE Y LO ESTUVO POR UNOS DIAS. WATTPAD SIENDO CACA LO BORRÓ.

ASI QUÉ LO TUVE QUE ESCRIBIR OOOOOOTRA VEZ. LO HICE MÁS REDUCIDO Y PEEEERDOOOOÓN SI NO ES IGUAL AL ANTERIOR. HAGO LO QUE PUEDO :(

SUMMER P.O.V.

- NO-ME-JODAS. - dijo Martina mirando la pantalla.

Mis manos comenzaron a temblar mientras mi mente viaja en el tiempo al día en que le tomé esa foto.

- Te juro que si esta borracho o te llama solo para joder, lo insultare como ningún hater lo hizo. - dijo mi amiga haciéndome aterrizar otra vez en la tierra. - Joder Summer, ¡Contesta!

Cuando mi mano se dirige a tomar el pequeño aparato, la llamada termina.

Suspiré aliviada y rápido tomé el móvil.

- Debo cambiar el nombre de contacto. - dije.

Cuando ingresó mi código de contraseña, el nombre, la foto y el sonido volvió a aparecer.

Mi estado de pánico volvió y dejé el móvil en el suelo otra vez, siendo incapaz de contestar.

- Mierda, no puedo hacerlo. - dije. - Toma, contesta tú.

- ¿Qué dices? - preguntó Martina.

- Por favor, dile que estoy en la ducha o algo así. - le rogué.

Ella rodó los ojos antes de contestar y poner el alta voz.

- ¿Hola? - preguntó al contestar.

- ¿Summer? - se escuchó su voz y mi cabeza dio vueltas.

- Soy Martina, Summer está en la ducha. - mintió y yo susurré un gracias bajito.

- Oh, vale... Lo que pasa es que necesito que vaya al hospital. - dijo y creí sentir devolver todo mi estómago de tan solo pensar que algo le podría haber pasado. - Sophia comenzó con contracciones y está en trabajo de parto.

Al esuchar esas palabras me puse de pie rápido, botando sin querer todas las cosas que Martina tenía en la pequeña mesa.

Recibí una mirada de voy a matarte, de parte de Martina.

- Dijeron que aún faltan un par de horas pero Jhom la necesita aquí. - dijo Rubén.

- Oh vale, le diré. - respondió Martina.

- Bien... Eso es todo, gracias.

Esas fueron las últimas palabras, para luego escuchar que la llamada terminó.

Corrí a mi habitación y comencé a cambiarme ropa lo más rápido que pude.

Salí a la sala abrochando mis zapatillas cuando vi a Martina llegar a mi lado, poniendo cosas en un bolso.

- ¿Qué pasa con tu entrevista? - pregunté.

- Mi entrevista puede comerse mi polla. - dijo haciéndome reír. - Que va a nacer Jasmine, dios.

¿Quién dijo que sería fácil? - 2ª Temp. ¡No Te Soporto! ElRubiusOMG¡Lee esta historia GRATIS!