Capítulo 21: Papá y noche vieja.

11K 707 378

RUBÉN P.O.V.

Me quedé de piedra al ver al hombre parado fuera de la puerta.

Era mi padre, al quien no veía desde que tenía 15 años.

- ¿Papá? - volví a repetir.

Summer estaba parada detrás de mi e instintivamente tomé su mano.

- Hola hijo. - dijo mi padre sonriendome.

Estaba vestido de traje y peinado correctamente. De su mano izquierda colgaba un maletín de oficina y en su mano derecha un reloj gigante.

- Rubén. - volvió a llamarme y ahora reaccione.

- Hola. - dije todo aturdido. Verlo después de tanto tiempo me había dejado en shock.

- Mira como haz crecido. - dijo mi padre y se acercó para abrazarme.

Me costó un poco reaccionar y abrazarlo como pude.

- P-pasa. - dije y el entró mirando todo.
Se paró frente a Summer y le dio dos besos.

- Soy Summer, un gusto. - dijo mi novia.

- ¿Son novios? - preguntó mi padre y ella asintió. - Un gusto.

El era todo tan formal y yo tan al contrario de él. Summer también era igual a mi, y más ahora que llevaba unos pantalones cortos, una de mis camisetas y el pelo despeinado.

Ella llegó a mi lado y me habló despacio.

- Voy a estar en la habitación. - dijo acariciando mi hombro.

- No, quedate. - dije tomando su muñeca. - Por favor.

Ella no dudó en asentir y nos sentamos en el sofá. Mi padre frente a nosotros.

- ¿Qué tal haz estado? - me preguntó. - He visto que te ha ido bien.

No sabía cómo responder. ¿Cómo le hablo? ¿Le digo papá? ¿O por su nombre?

Summer entrelazó nuestros dedos y noté que estaba temblando.

¿Cómo no? El tío que es mi padre biológico aparece después de que dejé de saber y verlo desde que era un chaval de quince años.

Mi novia me dio un ligero apretón de manos, volviéndome a la realidad.

- Ah pues, si. Hago videos en YouTube. - dije esforzando una sonrisa.

- Te he visto en los vídeos, eres muy gracioso. - dijo haciéndome sonreir.

- Gracias. - esto iba a ser incómodo.

- Oye yo quería disculparme. - dijo mi padre mirando al suelo.

Summer vio como rodé mis ojos y apretó otra vez mi mano.

- Es que, estaba perdido. Se me hacía incómodo ir a visitarte cuando no me prestabas nada de atención.

¿Qué? El no dijo eso.

- Yo me sentía tan mal cuando te veía hacer las típicas cosas de padres con Héctor. - dijo refieriendose al padrino.
Los recuerdos de mi infancia llegaron como flashback haciéndome recordar que nunca consideré como padre a este hombre.

O si lo hice, fue hasta que cumplí tres o cuatro años de edad.

Luego comenzó los problemas con mi madre y se separaron. No recuerdo haberme importado tanto de todas maneras, pero el siempre fue el que se alejaba cada vez más.

Pasaban los años y cada vez lo veía menos. El padrino entró a nuestra vida, y fue él quien me dio las enseñanzas.

No podía hacerse la víctima ahora, si fue el quien me alejó de su vida.

¿Quién dijo que sería fácil? - 2ª Temp. ¡No Te Soporto! ElRubiusOMG¡Lee esta historia GRATIS!