Capitulo 7: ¿Cuernos?

13.4K 969 287

RUBÉN P.O.V.

Estaba sentado en el sofá y Summer estaba frente mío de rodillas limpiando las heridas que no me di cuenta que tenía.

No sé en que momento recibí golpes de Ismael, pero el cabrón también me golpeo.

Mi pómulo derecho estaba hinchado y mi labio tenía un corte pequeño.

Lo más herido eran mis nudillos, realmente me desquité con ese hijo de puta.

No sentía mucho dolor, nada comparado con lo sucedido antes. Sentí mi mundo caerse al pensar que Summer terminaría conmigo.

Summer pasó un algodón con una mierda que no sabía que existía despacio por mi labio e hice una mueca.

- Lo siento. - dijo ella y yo asentí.

Siguió con su trabajo y sentí mi corazón apretarse al levantar mi mirada y darme cuenta que mi chica estaba llorando.

Sus lágrimas caían despacio y sollozaba despacio.

- ¿Porqué estás llorando? - pregunté bajo.

- No lo sé. - respondió.

Levanté su cara y conecté nuestros ojos.

- Perdóname mi amor. - le dije y creo que lo había repetido unas cien veces.

- Está bien, no pasa nada. - dijo ella tratando de calmarme.

- No sabes cuanto lo siento, no sé que me paso. - admiti. - No quería que pasara esto.

- Tranquilo, ya está. - respondió y soltó fuerte el llanto.

Rápido acudí levantándola del suelo y atrayéndola a mi pecho. Comencé a acariciar su cabello mientras ella lloraba.

- Tranquila amor, estoy bien. Estamos bien. - trataba de tranquilizarla.

Luego de un rato dejó de llorar y me miró.

El poco maquillaje en sus ojos que se había puesto para la ocasión estaba arruinado y aún así, seguía siendo la chica más linda que había visto.

- ¿Me amas? - preguntó en voz baja.

- Te amo como no he amado a nadie en la vida. - respondí sincero.

Corrí un mechón de su cabello que caía por su cara y limpié sus lágrimas.

- Te amo Summer. - repetí para convencerla.

Suspiró y se tranquilizó, después de un rato abrazados fuimos a dormir.

La abracé toda la noche y seguía sintiéndome mal por hacerla dudar de mis sentimientos.

Con el olor de su cabello me dormí.

Sentí unos toques en mi brazo y desperté al darme cuenta que Summer trazaba caricias en mi brazo.

- Buenos días. - dije y ella se giró para mirarme.

Su cabello estaba desordenado y sus ojos rasgados.

- Buenos días. - respondió.

- Eres la mujer más linda que he conocido. - dije rápido y me reí al notar como se sonrojaba.

- Te amo. - suspiro. - Siento lo de anoche.

- Ya pasó, no es nada. - respondí y mordí su nariz despacio. - Me gustaba cuando antes despertaba y te encontraba haciéndome el desayuno. Extraño esos tiempos.

- Oh viejos tiempos, ahora tú tienes que hacerme el desayuno. - respondió riendo.

- Vale, tah wenoh. - respondí gracioso y me levanté de la cama.

¿Quién dijo que sería fácil? - 2ª Temp. ¡No Te Soporto! ElRubiusOMG¡Lee esta historia GRATIS!