Capítulo 4: Instinto protector.

16K 1K 450

CONTENIDO SEXUAL MADURO. SI NO TE GUSTA, SÚPER SIMPLE, NO LO LEAS.

SUMMER P.O.V.

Rubén me empujó despacio a la pared, nos besábamos y reíamos en el pasillo del edificio mientras Rubén buscaba en sus bolsillos las llaves del piso.

Luego de decirle que lo amaba, nos vinimos a nuestro piso para "estar a solas".

Salimos del piso de Alex y me descojoné demasiado cuando Mangel y Jhom le dieron condones a Rubén mientras todos los presentes se reían.

Ahora estaba tratando de abrir la puerta, mientras los labios de Rubén estaban en mi cuello.

Probablemente estaríamos haciendo un show en el pasillo, pero nos daba igual.

- Amor, no puedo abrir la puerta si sigues besando mi cuello así. - dije con los ojos cerrados.

Rubén tomó las llaves de mis manos y abrió la puerta, no se cómo, pero lo hizo.

No nos separamos al entrar y al sentir la puerta cerrarse busqué el cierre de la chaqueta que llevaba mientras besaba sus labios.

- Estás tan ansiosa. - dijo Rubén burlándose.

- Cállate. - gruñí tirando su chaqueta al suelo.

Metí mis manos por debajo de su camiseta y gemí al sentir su piel caliente.

Rubén posó sus manos en mi cintura y hacia cariños mientras me besaba.

- Te amo Summer. - dijo Rubén en mis labios.

- Yo también te amo. - le respondí.

Caminamos a ciegas por el pasillo hasta llegar a la habitación.

Ahí nos paramos y mi novio dejó un camino de besos desde mi boca hasta el cierre de mi chaqueta, la cual salió despacio y quedó en alguna esquina de la habitación.

Tomé su camiseta y la saqué con su ayuda de su cuerpo y repetimos la misma acción con la mía.

Era todo lento, tranquilo, despacio y suave.

No había apuros y se sentía tan bien.

Quité mis zapatillas y Rubén me dejó en la cama delicadamente.

Se posó encima de mi, con cuidado de no aplastarme y comenzó con los besos.

Besó mis labios, mi mejilla, mi cuello, bajó por el valle de mis pechos, por mi abdomen y ombligo hasta llegar al cierre de mi jeans ajustados.

Comenzó a retirarlo lentamente, a la vez que iba dejando caricias en mis piernas desnudas.

Cuando la apretada prenda ya estaba fuera, se dedicó unos segundos para mirarme.

No había vergüenza, era todo tan malditamente perfecto. Esperaba que esto no acabara nunca.

Sus viejas zapatillas y jeans salieron despacio de su cuerpo y lo dejé recostado completamente para posarme despacio arriba de él.

Tiré mi cabello hacia un lado y lo miré a los ojos.

- Estoy tan loca por ti, Rubén. - dije despacio.

- Y yo de ti Summer. - me respondió y acerco su cara a la mía para unirnos en un beso.

Yo misma desabroché mi sujetador y lo lancé a una esquina.

Rubén pasó sus manos por mi figura mientras besaba mi cuello, a la vez que yo giraba la cabeza para darle mejor acceso a la zona.

Jugó un momento con la tela de mis bragas hasta que las sacó y me dejo acostada.

¿Quién dijo que sería fácil? - 2ª Temp. ¡No Te Soporto! ElRubiusOMG¡Lee esta historia GRATIS!