Capítulo 2: Texto Francés.

18K 1.1K 734

SUMMER P.O.V.

Hacían ya 3 semanas desde que vivía con Rubén y me había pedido ser su novia.

No había sido tan feliz en la vida.

Con Rubén nos complementamos perfectamente, tenemos nuestras peleas tontas y diferencias, pero la mayoría del tiempo estamos bien.

Ahora estaba comiendo en la cocina mientras Rubén estaba con Mangel en la sala.

Yo no quería quitarle su tiempo con amigos y creo que lo estoy haciendo bien.

Me puse a cocinar pasta, con una salsa que me había enseñado Cheeto por WhatsApp.

Luego de un rato ya preparando, lavé mis manos y salí de la cocina.

Caminé a la sala limpiando mis manos.

- ¿Mahe, te quedas a comer? - pregunté y miré hacia adelante.

- Ya se fue. - respondió mi novio.

- Maldito, no se despidió. - gruñí y Rubén rió.

- ¿Qué vas a cocinar? - me preguntó Rubén.

- Una de las muchas cosas que Cheeto me ha enseñado, ven. - dije caminando cocina.

Rubén me siguió y comenzó a revisar la comida que estaba haciendo.

- Se ve bien. - dijo y yo sonreí triunfante. - Pero tú te ves mejor.

Se acercó a mi y yo le sonreí.

Me atrajo hacia a el y comenzó a besarme.

- Que te parece, si dejamos la comida para después y pasamos directamente a postre. - susurró besando mi mejilla y principios de mi oreja.

Pase mis brazos por su cuello y me puse de puntitas para poder estar mejor a su altura.

- Eso me parece perfecto. - respondí.

Me estiré un poco apagando la cocina donde la salsa ya estaba lista y yo me volví hacia él buscando sus labios.

- Podemos hacerlo aquí. - me besó y yo asentí con mis ojos cerrados

Las manos de mi chico viajaron por mi espalda y trasero hasta llegar a mis piernas y me subió delicadamente a la mesa pequeña que había en la cocina.

Se posicionó entremedio de mis piernas y metí mis manos por debajo de su camiseta.

Comenzó jugando con los botones de mi blusa y después de un par de segundos jugando con esta, la desabrochó y tiró al piso

- Joder, eres tan hermosa. - dijo mirando mis tetas.

- Rubén, mis ojos están más arriba - me burlé de el y los dos reímos.

Bajé mis manos buscando su cinturón pero me detuvé.

El timbré comenzó a sonar.

- Me cago en todos. - maldijo Rubén.

Se separó de mi y rodó los ojos mientras el timbre seguía sonando.

- ¡YA VOY COÑO! - gritó y caminó saliendo de la cocina. - Tú quédate aquí, que aún no he terminado contigo. - se giró y yo asentí riendo.

Busqué mi polera y volví a ponérmela.

Puse atención en la comida hasta que voces me sacaron de mi tarea.

Caminé hacia la sala y me encontré a Alex dando vueltas, tomándose la cabeza con las manos y los ojos llorosos.

- ¿Qué ha pasado? - pregunté preocupada.

¿Quién dijo que sería fácil? - 2ª Temp. ¡No Te Soporto! ElRubiusOMG¡Lee esta historia GRATIS!