Capítulo 11: Se la llevó.

10.5K 855 241

SUMMER P.O.V.

Y al fin se acabaron las clases de este día.

El final del semestre se acercaba poniéndonos nerviosos y ansiosos.

Los profesores nos dieron hoy dos exámenes sorpresa, de lo cuales estuvimos muy sorprendidos.

Ahora estaba con mis compañeros de clases, acostados en el pasto del campus. Un poco de relajo viene bien para todos.

- Me duele la cabeza. - dije quejandome.

- A mi también. - respondió Sam, uno de mis amigos.

- ¿Qué harán para navidad? - preguntó Abby.

- Yo, pediré comida china y veré películas navideñas solo en mi piso. - dijo Martín haciéndonos reír a todos.

- Yo iré a Barcelona, a ver a mis padres. - dijo Sam.

- Yo también la pasaré con mis padres. - dijo Abby. - ¿Y tu Summer?

- Ah, pues yo, aún no sé. - dije arrugando la frente. - Creo que estaré con Rubén en nuestro piso.

- ¿Y qué con tu familia, o la de él? - preguntó Martín.

- Ah, la de él vive un poco lejos de la cuidad, pero creo que de igual manera podemos ir a verlos. - respondí. - Y de la mía, no lo sé. No he hablado con ellos en meses. No sé si están aquí, nada.

- Que lastima. - suspiro Abby. - Recuerda que las fiestas son un momento para reflexionar y estar con la familia.

Me encogi de hombros restándole importancia al tema.

Prefiriria quedarme con Rubén acurrucados con las gatas en el piso, comiendo algo rico y besándonos.

- Vale, fin al tema. ¿Vamos a mi piso a por unos chupitos de tequila? - dijo Martín y todos sonreimos y nos pusimos de pie.

*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*

Abrí la puerta del piso y encontré todo a oscuras.

Eran cerca de las 9 de la noche y no me di ni cuenta lo rápido que se pasó la tarde con mis compañeros.

Tomamos varios chupitos pero no tantos como para ponernos ebrios.

Me sorprendió ver todo tan oscuro y en silencio. Tal vez Rubén no estaba.

Cerré la puerta y prendi una luz. Al girarme casi me da un paro cardíaco por el susto.

Rubén estaba sentado en el sofá en plan madre esperando a su hija a las 3 de la mañana.

Respiré pesado y me tranquilicé.

- Mierda, me asustaste. - dije riendo.

Entonces la risa se fue a un lugar muy lejano cuando mi chico levantó su cara.

Sus ojos estaban rojos e inchados, había estado llorando. Su nariz también comenzaba a ponerse roja y tenía los nudillos rotos.

No entendía nada.

Tiré lejos mi mochila y en una milésima de segundos estaba arrodillada frente a él para poder estar a su altura.

- ¿Qué ha pasado? - pregunté rápido.

El no respondió. Un par de lágrimas caían por sus mejillas y sentía mi corazón apretarse.

- Mi amor, ¿Que pasó? - volví a preguntar.

- Se la llevó. - dijo en uno hilo de voz dejándome aún más confundida.

- ¿Qué? ¿Quien se llevó a quien? - pregunté y Rubén tapó su cara con las manos. - Rubén, ¿Quien se llevó a quien? - volví a repetir.

- A Hachi, Jen se ha llevado a Hachi. - dijo con la voz ronca y abrí los ojos.

Había oído hablar de Jen, fue su novia hace unos años.

Por lo que supe, a Jen le habían regalado a Hachi y como ella estaba con Rubén en ese tiempo, se la quedaron entre los dos.

Después cuando rompieron, Hachi se quedó con Rubén, y ella de vez en cuando venía a ver a la gata.

Pero hace muchos meses que no sabían nada de ella. Me parece tan extraño que haya decidido llevársela.

- Llegó de la nada gritandome. - dijo. - Tomó a la gata y se la llevó, dijo que era de ella, que se la dieron a ella, pero eso es mierda, cuando se fue se olvidó por completo de Hachi.

- Tranquilo mi amor. - dije haciendo caricias en su cara. - ¿Qué le pasó a tus nudillos?

- Tenía tanta rabia que rompí unas cosas en la cocina. Tranquila yo iré a limpiar en un rato. - dijo y negué con la cabeza.

- No pasa nada, esa chica es una mierda de persona, Hachi ni siquiera la quiere. - dije tratando de animarlo. - Tu fuiste el mejor amo del mundo. - suspiré. - No puedo decirte que te olvides de Hachi y que busquemos otro gato, porque sé lo que querías a Hachi, pero, piensa que estuvo bien aquí mucho tiempo.

Le hice cariños un par de minutos más, tratando de decirle cosas lindas y animandolo.

Después de un rato lo deje mirando ls Tv y caminé hacia la cocina.

Habían platos y tazas rotas, el mueble que sostenía un par de ollas estaba en el suelo y todo era un desorden.

Amarré mi cabello y comencé a limpiar.

Yo odiaba en estos momentos a Jen. Ella no tenía derecho de poner a mi chico así.

Ni ella, ni nadie.

_______________________________

NO OLVIDEN VOTAR/COMENTAR PARA SEGUIIIIIIIIIR <3

Sé que es corto, pero no lo sé, quería que ustedes leyeran esto <3

Les dejo un beso enorme <3

Nos leemos xx :)

¿Quién dijo que sería fácil? - 2ª Temp. ¡No Te Soporto! ElRubiusOMG¡Lee esta historia GRATIS!