Capítulo 8: Regalos.

12.9K 961 379

SUMMER P.O.V.

Dos meses habían pasado y todo iba sobre ruedas.

Mi vida no daba más de perfecta y estaba tan feliz que no cambiaría nada.

Mi relación con Rubén subía como montaña rusa y mi felicidad también. La confianza era máxima y cada minuto juntos era algo nuevo.

Rubén estaba cerca de los 12 millones de suscriptores y tenía que recordarle todos los días que era cierto.

Estábamos a principios de diciembre y me emocionaba pensar que sería de nosotros por primera vez juntos en las fiestas.

El frío ya se sentía con todo y Rubén me sorprendió hoy regalándome un abrigo demasiado lindo como para que él lo hubiera escogido.

- ¿Te gustó entonces? - me preguntó mientras me miraba en el espejo.

- Está precioso. Gracias mi amor. - me acerqué hacia el y le di un beso.

- Bueno, Sophia lo escogió. - dijo bajito y me reí.

Rubén había estado frecuentando mucho a Sophia y Jhom y me alegraba demasiado.

Y hoy era el gran día.

Sophia tenía hoy la ecografia que le diría el sexo del bebé.

Su panza había crecido bastante y todos los del grupo estábamos vueltos locos.

Los chicos nos habían invitado sólo a nosotros dos para acompañarlos en este importante momento así que estábamos a punto de salir.

La cita con el médico era a las 7 de la tarde y nosotros saldríamos antes porque pasaríamos a comprar un regalo para el bebé en el centro comercial.

Nos metimos al baño y nos lavamos los dientes entre risas y saqué mi móvil para tomar una foto de nosotros con el cepillo ente los dientes.

La adjunte en Twitter y escribí.

@sum_mer: Sonrisas limpias :D @rubiu5 <3

Guardé el móvil, me peiné un poco y pinté mis labios. Busqué mi bolso con todas mis cosas y me tocó esperé a Rubén.

Después de un rato por fin salimos camino al centro comercial.

Caminamos de la mano tranquilo hablando de todo.

Rubén se topó con unos fans y les tomé un par de fotos, luego de un rato volvimos a caminar.

Nos metimos en el centro comercial, comenzamos a pasear y entrar a tiendas solo para hacer el tonto.

Después al fin encontramos una tienda que tenía cosas de bebe y entramos.

Rubén flipaba por todo lo que había y quería comprarlo todo.

Nos reíamos de los nuevos inventos y decíamos "en nuestros tiempos no existía esto" y tal.

Yo me decidí por un pequeño traje amarillo que traía de todo, gorro, zapatitos, guantes y tal. Me decidí por el color amarillo porque así no tendríamos que tirarlo si el bebé era niño y niña.

Estaba esperando que Rubén eligiera algo pero estaba totalmente indeciso.

El quería comprarle una carriola azul porque según el presentía que sería niño, pero también quería comprarle una cuna.

Me burlé de el por querer comprar siempre lo mejor hasta que se decidió por una pequeña silla para acomodar el bebé en cualquier lugar, además compró unos juegos con música para dormir.

¿Quién dijo que sería fácil? - 2ª Temp. ¡No Te Soporto! ElRubiusOMG¡Lee esta historia GRATIS!