-24-

8.5K 1K 916
                                    

[

¡Ay! Esta imagen no sigue nuestras pautas de contenido. Para continuar la publicación, intente quitarla o subir otra.

[. . .]

Vaggie despertó de repente, los fuertes pasos que parecían provenir del pasillo lograron interrumpir su sueño.

Se sentó con una expresión confundida y adormilada, miró un momento a su pareja, no parecía alterada en lo más mínimo, al contrario, seguía roncando levemente, babeando y soplando el cabello que caía frente a su rostro con cada respiración mientras abrazaba una almohada.

Sonrió enternecida, se levantó y dirigió a la puerta no sin antes tomarse un momento para acariciar su rostro y darle un beso en la frente. Luego, caminó mientras frotaba su ojo a la vez que en su cabeza comenzaban a hacerse teorías de la causa del pequeño escándalo, quizás Angel estaba partiendo al trabajo temprano, Husk de nuevo se había quedado bebiendo hasta tarde o Niffty estaba haciendo de las suyas persiguiendo algún insecto o limpiando y barriendo, al fin y al cabo ella era la única que tenía un horario matutino diario.

Sin embargo, se encontró con dos voces distintas a las que imagino, pero que definitivamente conocía. Acercó su oído a la madera.

— ¿Seguro que puedes caminar?

— No te burles de mi.

Algunos murmuros inentendibles, Vaggie entrecerró los ojos tratando de concentrarse en comprender las palabras. Se sobresaltó cuando de repente escuchó tacones golpear el suelo, alguien, suponía quién, estaba corriendo. El segundo individuo apuró la caminata, provocando más ruido.

¡Despertarás a todos!

— Yo no soy el que está corriendo por los pasillos a las siete de la mañana.

— ¡No me puedes culpar! — Un tono exaltado. — ¡¿Sabes desde hace cuánto quiero cocinar contigo?! ¡El palacio no es lo mismo sin ti!

— El sentimiento es mutuo, cariño, pero me temo que despertarás a Charlie. — Los pasos se sintieron demasiado cerca, estaban pasando justo en frente de la puerta. — No creo que quieras que se arruine la sorpresa.

— Bueno, no, pero- ¡Keekee!

Vaggie escuchó un maullido y de nuevo los dos pares de pasos, alejándose hasta dejar de escucharlos.

Se alejó de la puerta y esperó unos momentos, asegurándose de que el rey y Alastor tomarán distancia.

¿Era correcto espiar a su suegro y al lunático con el que salía? No, la respuesta era no, ¿La curiosidad iba a cegarla de todos modos? Sí, la respuesta era sí.

El novio de papá. [RadioApple]Donde viven las historias. Descúbrelo ahora