-16-

14.5K 1.7K 1.3K
                                    

[

¡Ay! Esta imagen no sigue nuestras pautas de contenido. Para continuar la publicación, intente quitarla o subir otra.

[. . .]

⚠️Advertencia: Mención de depresión, suicidio, autolesion y problemas alimenticios.⚠️

[. . .]

Los humos habían bajado.

La calma había vuelto a Lucifer, en mayor medida al menos. Ya no quería incinerar a su futuro esposo y sólo se concentraba en la "conversación" que estaba teniendo con su hija, si es que se le podia llamar conversación a un diálogo que provenia de una sola persona. Ahora que todas las emociones fuertes se habían apagado un poco, la felicidad de ver a su familia de nuevo, esa inesperada pelea musical con su pareja, los celos que lo hicieron apretar los dientes, tanto como padre como por esa mujer, entre otros; por fin estaba pensando en frío y volviendo a la realidad de lo que estaba ocurriendo.

Lo había olvidado, la conversación que había tenido con Charlie una hora antes de llegar al hotel, la razón por la que estaba ahí, lo que ella necesitaba y sólo él podía darle. Lo había dejado pasar porque se centró únicamente en estar con las dos personas que tanto había extrañado, pero ahora que finalmente había pasado y escuchaba a su princesa hablar sin parar sobre "la redención" y "el cielo"... Volvía a sudar frío.

Sí, estaba prestando atención, sí, estaba atento a cada palabra, sonriendo nerviosamente en una mueca que no podía demostrar más que incomodidad y ansiedad, pero su caótica mente estaba en otro lugar.

Su mente estaba preocupada por tratar de encontrar una forma de negarse a darle una reunion con los altos mandos y que en el proceso no lo odien, griten, maldigan y abandonen. Quizás siendo lo suficientemente amable o quizás podría optar por ser directo, podía salir tanto bien como mal, quizás aceptar a medias, decirle que lo pensaría pero dejar que pase el tiempo hasta que lo olvide, quizas huir y encerrarse en su cuarto otros siete años... No, Lucifer, no, no puedes hacer eso, no puedes volver a cagarla así.

Debía haber una forma, alguna manera de que Charlie comprendiera porqué no podía ni tampoco quería ayudarla en algo así, no porque no este dispuesto a apoyarla en sus proyectos o porque no la quiera, carajo, daría la vida por su hija pero... No quería darle el pase libre a que ella arriesgue la suya.

Piensa, Lucifer, tienes millones de años, no debe ser tan difícil encontrar una solución. Luchaste contra el cielo y lideraste una revolución, eres el ey del infierno y dueño de un reino entero, si puedes con eso puedes lidiar con la paternidad.

...

Bueno, en realidad.

El cielo lo destruyó en varios sentidos... Y perdió... Y eso de ser el rey del infierno no servía de nada si seguía siendo un pobre hombre depresivo que con suerte le importaba a una sola persona...

Apretó el bastón en sus manos, observando la sonrisa esperanzada de su pequeña.

Quería volver al palacio con Alastor.

El novio de papá. [RadioApple]Donde viven las historias. Descúbrelo ahora