¿ -18- ?

9.5K 1.4K 1K
                                    

[

¡Ay! Esta imagen no sigue nuestras pautas de contenido. Para continuar la publicación, intente quitarla o subir otra.

[. . .]

¿Y si Alastor hubiera llegado en mitad de la discusión entre Lucifer y Charlie?

[. . .]

⚠️Advertencia: Autolesiones y ataques de pánico explícitos.⚠️

[. . .]

— ¡NO PUEDES ASEGURAR ESO!

— ¡ESTOY SEGURO!

— ¡¿CÓMO?! ¡¿CÓMO ESTÁS TAN SEGURO DE QUE NO PUED-

— ¡PORQUE SOY EL REY DEL INFIERNO!

— ¡¿Y ESO QUÉ?!

— ¡SOY LA PRUEBA DE LO QUE EL CIELO ES CAPAZ! ¡¿Crees que estoy aquí porque quiero?! ¡¿Q-Qué te hace pensar que eres diferente a mi?!

— ¡Quizás puedan escucharme! ¡Han pasado miles de años, papá, quizás algo haya cambiado! ¡Ellos podrían-

— ¡₴Ʉ₣ł₵łɆ₦₮Ɇ!

Todo ocurrió muy rápido.

La princesa fue callada bruscamente cuando el demonio de la radio se alzó frente a ella emergiendo de un cumulo de sombras que se movieron violentamente, fue obligada a dar varios pasos hacia atrás cuando las sintió demasiado cerca, casi a punto de tocarla y por consecuencia herirla por accidente.

Por accidente... ¿Verdad?

— ¡A-Alastor!

Gritó asustada, no sólo por la repentina aparición y la silenciosa amenaza que recibió, sino por el grito tan enfadado y lleno de estática que logró ponerle los pelos de punta a ella y a todos los presentes. Se quedó con las palabras en la boca, literalmente en blanco por la sorpresa. Sólo logró reaccionar cuando su novia llegó a su lado, encontrándose con que ella no había dudado en invocar su lanza y apuntar al de rojo al percibirlo como un peligro.

Para Vaggie estaba ocurriendo lo único que había intentado evitar.

Pero la princesa apresuró a sujetar el arma y bajarla de un sólo movimiento, miró molesta a las más baja, indicándole que no era necesario la actitud tan agresiva, sobre todo cuando vieron como Alastor dejaba aquella forma primal y volvía a la normalidad en un segundo. Vaggie obedeció a regañadientes, pero aún así mantuvo la lanza en sus manos, parándose firme a un lado de la rubia.

Está última devolvió la mirada al hombre que ahora le estaba dando la espalda. Suspiró irritada, debió prevenir algo así sucedería, los años no habían cambiado a ninguno de los dos y Alastor seguiría involucrandose en asuntos ajenos a él. Pero debía calmarse y no perder la compostura, apretó los puños, buscando liberar un poco del estrés antes de hablar.

— Alastor, por favor. — Pidió haciendo el mayor esfuerzo por no sonar como un reclamo, si no un simple y respetuoso pedido. — No te metas en esto, yo-

El novio de papá. [RadioApple]Donde viven las historias. Descúbrelo ahora