-17-

11.6K 1.6K 1.4K
                                    

[

¡Ay! Esta imagen no sigue nuestras pautas de contenido. Para continuar la publicación, intente quitarla o subir otra.

[. . .]

— ¡Mimzy! ¡Sabemos que estás ahí, maldita perra asquerosa!

El hotel estaba siendo víctima de un desafortunado altercado, de nuevo.

Un grupo de demonios se encontraba a las afueras del edificio intentando forzar la entrada violentamente, era evidente que estaban ahí por una única razón específica: en busca de la ya nombrada pecadora que justo en ese momento estaba extrañando los minutos de paz que había gozado mientras bebia alcohol gratis en el hotel al que nadie la invitó.

— ¡Puta madre! — Mimzy se encogió en el suelo, temblando bajo las miradas incómodas del resto.

En medio de toda la confusión un portal se abrió, lo atravesaron la pareja de chicas y el rey, este último con una pequeña sonrisa y movimientos serenos, como si nada extraño estuviese pasando allí. Chasqueó los dedos y el portal se cerró instantaneamente, luego sólo se concentró en apoyarse en su bastón y observar cómo su hija intentaba lidiar con el caos diario de su reino.

Su putrefacto reino.

— ¡¿Qué carajos?!

— ¡¿Qué está pasando?! — La princesa estaba angustiada, no sólo por estar bajo ataque y que su hotel de nuevo estuviera siendo afectado, sino por las innecesarias actitudes arrogantes que estaba teniendo su padre con esa expresión tan contradictoriamente tranquila.

Quiso concentrarse en resolver el problema y mantener a todos a salvo, debía calmarse.

La aparente amiga de Alastor no tuvo más opción que hablar cuando vio llegar la pequeña familia real, jugó con sus dedos mientras veía a las dos chicas. — Pueeede que me haya metido en unos problemas con unos mafiosos a los que les pedí cincuenta grandes- ¡AY! — Otro golpe la hizo saltar y esconderse en el bar de Husk. Sonrió apenada ante las miradas juzgadoras. Ella no tenía toda la culpa, así que procedio a explicarse como la pobre víctima que era. — Y tal vez haya robado un auto... Que luego choque... — Hizo una mueca inocente cuando el gato se cruzó de brazos, evidentemente irritado. — Contra la novia del jefe de la mafia- ¡Pero esa perra se lo merecía!

El destructivo ataque comenzó y el hotel tembló una vez más. Rocas de fuego, las municiones de los atacantes, comenzaron a caer sobre el edificio destruyendo todo a su paso, poniendo en peligro a todos los presentes y amenazando con prender fuego al lugar. El caos se desató entre gritos y huidas, Angel apenas logro que sus piernas no fueran incineradas cuando un a roca cayó justo en frente suyo. El ruido de vidrio partirse fue lo primero que oyó la escurridiza empleada.

— ¡Las ventanas no! — Exclamó Niffty horrorizada.

— ¡Es una emboscada! — Pentious tomó la bandeja de manzanas cuando notó que la pequeña estaba demasiado ajena a ellas, aunque igual se le cayeron un par. — ¡AHH! — Apenas esquivo otra roca. — ¡Sálvese quien pueda!

El novio de papá. [RadioApple]Donde viven las historias. Descúbrelo ahora