Novios

6.9K 662 743
                                    

Matías despertó sabiendo que era tarde, más allá del mediodía y que todavía llovía tan copiosamente como lo hizo toda la semana.

Enzo estaba en algún lado, podía escucharlo haciendo ruido en alguna parte de la casa que hacía unos días habían alquilado; la idea era pasar unos pocos días allí, en medio del Delta, zona aislada del resto y rodeada del rio para luego ir a Uruguay.

Se sentó en la cama y miró su atado de cigarrillos, hacia una semana exacta que le había devuelto el mentolado, la idea de tenerlo era la misma que les aseguraba que su historia no iba a terminar nunca.

Tomó su celular y efectivamente eran más de la una de la tarde, había dormido muchas horas y se sentía como nuevo.
Pensó en llamar a Enzo, o ir a buscarlo, pero no hizo falta, él entró en la habitación poco después.

-mi amor-le dijo mientras tomaba un pulover-pensaba que hasta las cinco no parabas

-re gracioso sos-le dijo estirando sus brazos, haciendolos sonar-¿que hacías?

Enzo, que se había ya abrigado, se sentó en la cama junto a él

-no, si te lo digo te vas a ir-le dijo acomodandole el pelo

-¿no? ¡decime!

-estoy cocinando y ya sabemos lo que haces vos cuándo yo cocino

-¿como?

-te vas

-full rencoroso

-¿no me vas a plantar hoy?-le preguntó besandole la mejilla izquierda con ternura

-no

-buen chico-le dijo acariciandole el pelo

Mati se estiró y lo abrazó, enterrando su cara en el hombro ajeno

-bueno, decimelo dale-le dijo y Enzo no necesitaba preguntar a que se refería

-ya te lo dije muchas veces anoche-le dijo sonriendo

-y decimelo más ¿no ves que me gusta?

-caprichoso

-asi me amas

-cierto...

-¡deci que me amas! ¡dale!

-te amo, nene-le dijo sintiendo esas palabras en el medio del pecho

-ahora sí-dijo Mati besandolo-te amo más

●●●

Pocos minutos más tarde y mientras la lluvia seguía azotando las ventanas, los dos almorzaron juntos.
Enzo cocinaba bien, había preparado algo con todas las verduras que habían comprado y el resultado era exquisito.

-vamos a tener que pedir al mercado, no tenemos más nada

Mati, que daba el último bocado, lo pensó y una idea se instaló en su mente

-¿y si vamos a comer a algún lado? del otro lado hay restaurantes y cosas así

-no quiero que nos saluden y eso-dijo él limpiandose los labios con una servilleta-no quiero que la gente sepa dónde estamos

-Enzito ¿vos viste a alguien alrededor? literalmente no hay nadie, estamos solos acá

-si, pero...

Matias dejó el plato de los dos a un lado y se subió en sus piernas, pasandole los brazos por los hombros

-dale no seas amargado, salgamos, los novios tienen citas

Enzo sonrío y le acarició la cara

-los novios,nosotros no...

Mirando el fuego: 𝐞𝐧𝐳𝐨 𝐱 𝐦𝐚𝐭𝐢𝐚𝐬Donde viven las historias. Descúbrelo ahora