Media despedida

7.7K 756 409
                                    

Podían escuchar las voces cerca, algunas casi pegadas a la puerta del baño, y aunque era muy arriesgado y sabían que cualquiera podría llegar a escucharlos, no podían parar.

Desde que se habían probado, desde el primer al último beso, en cada caricia los dos lo sabían: sacarse las manos de encima ahora iba a ser imposible, asi que se dejaron llevar durante esas semanas, conociendo sus cuerpos, sus sensibilidades y sus gustos en cada rincón de aquél hotel que ese mismo día les cerraría las puertas, la filmación había llegado a su fín.

Mientras una pequeña fiesta de despedida se desataba puertas afuera, ellos tenían una privada.

Enzo tenía una mayor capacidad de autocontrol que el pendejo, podía regular su respiración, lo hacía por la nariz,con los ojos cerrados y la cabeza apoyada contra la fría pared de uno de los cubículos en los que se habían encerrado.
Tenía una mano apoyada en su pecho agitado y la otra contra la cabeza de Matías, arrodillado entre sus piernas.

Su lengua repasaba cada centímetro del pene erecto que había llevado a su boca.
lo saboreaba, de arriba a abajo, chupando y besando mientras ignoraba el dolor en las rodillas y los hilos de saliva que caían por su cuello.

Estaba concentrado, queria hacerlo bien,quería que Enzo tuviera ese placer por última vez.

-nene, dios...-gimoteo ejerciendo presión en su cabeza, estaba cerca,lo podía sentir.

Mati aumentó el ritmo, movió su cabeza apretando los labios y rápidamente sintió la tibia descarga bajando por su garganta.

Enzo tuvo que esforzarse más para no gritar mientras acababa y se sostuvo de la puerta manteniendo la estabilidad de las piernas.

Cuando terminó se sentó agitado sobre la tapa del inodoro,intentando recuperar el aliento.
Mati se acercó hasta él y lo miró, apoyandole la cara en un muslo, cerca del miembro que lentamente iba perdiendo la dureza.

Aún agitado pero sintiendo el peso de su cara, Enzo bajó una mano con los ojos cerrados y le acarició el pelo.

-realmente sos increíble, y es imposible convencerme de que no lo habías hecho antes

Mati sonrío y con la mirada puesta en su hombría, la rozó con un dedo

-todo lo que hicimos este tiempo es nuevo para mi, ¿me estás tratando de puto?

Enzo sonrío y abrió los ojos para mirarlo

-y...carita tenés

Mati se mordió los labios y sumo otro dedo a sus caricias

-no hagas eso, nene,que...

-asi que tengo carita de puto-dijo. había empezado a masturbarlo muy lento-y lo dice el tipo que me enseñó todo en la cama

-Mati...-murmuró. podía sentir como volvía a excitarse

-me gusta chupartela, es rica

-no seas así...

-me gusta pasarle la lengua por acá...-dijo rozando el glande

-Matías,por favor

-y metermela en la boca, me gusta tu sabor-agregó mirandolo a los ojos

sin dejarlo responder volvió a meterlo en su boca a sabiendas de que Enzo no iba a impedirlo, ninguno de los dos podía dejar de desearlo.

Luego de aquella segunda vuelta, Enzo se acomodó la ropa mientras el menor limpiaba sus labios.

-¿me querés matar, vos?-le preguntó, aún sentado sobre la tapa

-de amor

Enzo sonrío y lo tomó por la cintura, atrayendolo

-veni-le pidió. Mati se sentó en sus piernas y lo miró-¿quién dijo no me tenés muerto de amor ya?

-que declaración grande, Enzito ¿no será mucho?

-vos sos mucho-le dijo perdido en aquél rostro casi angelical-bah,más o menos, sos muy chiquito, la verdad

-¿no te gusta?-preguntó él, provocandolo

-todo me gusta de vos, nene

se besaron unos momentos y luego volvieron a mirarse

-¿me lo puedo quedar?-le preguntó en referencia al suéter que Enzo le había prestado y él no había dejado de usar

-si, claro-dijo Enzo jugando con el ruedo del mismo-me gusta como te queda, parece un vestido-comentó para hacerlo reír y fue recién allí cuándo se percató de la mirada triste que el pibe tenía -¿que pasa?

-hoy nos vamos

-si, al fin, estoy podrido de la nieve y el frio

-bueno, si...

volvieron a besarse y poco después salieron del cubículo.
Mati iba adelante, listo para reunirse con el resto, pero Enzo lo detuvo.

-nene-lo llamó. Matias se dio vuelta y lo miró evitando hacer un contacto visual que sabía, le iba a doler

-¿que?

Enzo abrió el atado de cigarrillos que tenia en el bolsillo y sacó el mentolado, el que semanas atrás le había robado.

-tuyo-le dijo extendiendoselo

Matias lo miró, nunca hubiese pensado que algo tan cotidiano como un cigarrillo pudiera significar tanto.

-no-le dijo-devolvemelo cuándo todo esto termine, eso fue lo que dijiste

Enzo lo miró confundido, estaban a horas de volver a casa

-y terminó...

-na, esto no terminó todavia

-...¿vas a querer volver a verme?

Mati podría haberse desmayado de ternura allí mismo, era claro que tuvo esa pregunta en mente todo ese tiempo y no se animaba a hacerla.
se acercó hasta él y poniendose en puntas de pie, le besó la frente.

-esto no termina acá, Enzito

Se besaron antes de salir del baño sin saber que la próxima vez que volverían a hacerlo sería algún extenso tiempo después.

Mirando el fuego: 𝐞𝐧𝐳𝐨 𝐱 𝐦𝐚𝐭𝐢𝐚𝐬Donde viven las historias. Descúbrelo ahora