Una estupida pelicula de amor

7.1K 653 879
                                    

Enzo levantó la vista y la poso en el tablero electrónico que marcaba capitales, países, horarios de partida y horarios de llegada.
llevaba solo un bolso de mano y un sobretodo oscuro colgando en el antebrazo izquierdo.
Se sentía algo cansado, desde la llamada confusa de Matias hacia ya varias horas no había podido volver a dormir pensando que sus intenciones con él al alejarse habían sido nobles,pero no habían funcionado, Mati no parecía estar para nada bien, y él tampoco, la separación al fín de cuentas había empeorado las cosas para ambos.

Ahora, temprano en la mañana, luego de enviar aquél mensaje y tomado la decisión de ir a Argentina, estaba un poco confundido, Matías no le había contestado ¿y si toda la charla de la noche anterior era solo un producto de la propia ebriedad? ¿si en realidad no lo amaba? ¿si no quería verlo? y él no le había dicho que iba ir...

Anunciaron el viaje con destino a Buenos Aires y él, intentando tragarse el miedo, lo tomó.

●●●

Algunas horas más tarde, Juani se acomodaba el pelo frente al espejo de la sala y discutia con matias que lo miraba desde el sillón.

-y una vergüenza, flaco, hiciste un escándalo

-a vos solo se te puede ocurrir darle alcohol a alguien triste

-¿pero que sos? ¿un bebé? ¿no te sabes medir? además alguien triste...vos estás triste porque querés

-si, no sabes, me muero de ganas de estar triste

-el tipo dijo que te amaba y no le respondiste nada, lo tenés ahí y no activas

-le di lástima, seguro por eso respondió

-si, re de treintañero seguro de si mismo, serio y con las ideas bien claras de la vida decirle a alguien que lo amas solo por lástima

-fua, no me lo describas asi que se me para la chota-dijo Mati sonriendo y bajando la mano hasta su pantalón

-ojalá me muera, honestamente

En ese momento el timbre sonó y Juani se acercó a abrir; la emoción por ver a esa persona del otro lado lo invadió tanto que fue imposible no gritar de emoción

-ay ¡al fin! o sea lo re amo, pero casi no se baña, nadie puede vivir así-dijo tomando del brazo a Enzo y tirando de él para que pase

Enzo entró y vio a Matias que se sentaba en el sillón casi como impulsado por un resorte, acomodandose el pelo de forma inconsciente

-hola-le dijo sonriendo embobado, hacía un mes que no lo veía pero la emoción y los nervios que sentía al hacerlo seguían intactos

Mati no podía creer lo que veía, realmente estaba allí, había ido a verlo, se sentía como en una estúpida pelicula de amor

-¿que haces acá?

Enzo dejó el bolso en una silla y se sacó el sobretodo que colgó en el respaldo de la misma.
tomó otra silla que luego arrastró hasta en frente del sillón y se sentó en ella

-¿porque no te bañas?

-si me baño

-¿te tengo que meter en la bañera como a un nene chiquito?

-¡no!-gritó Juani que estaba escuchando desde el pasillo-por favor, en la bañera no

Ambos se rieron y Juani fue a su cuarto, había pensado en salir pero empezó a llover y después de todo, esa era su casa.

-vine porque creo que tenemos que hablar vos y yo

-perdón por lo de anoche, estaba en una, soy un boludo

Mirando el fuego: 𝐞𝐧𝐳𝐨 𝐱 𝐦𝐚𝐭𝐢𝐚𝐬Donde viven las historias. Descúbrelo ahora