Buen viaje, Enzo

5.9K 654 1K
                                    

El día de regreso a Uruguay había llegado demasiado pronto y Enzo despertó muy temprano en la mañana gracias a un par de ojos que lo miraban con insistencia.
Mati estaba a su lado, con la cabeza sobre la almohada, pensativo.
esos últimos días, y esos últimos meses, habían sido tan perfectos que asustaba, Mati no recordaba haberse sentido así y de pronto dejarlo ir se sentía mal, tenía sabor al peor error de su vida.

Él sonrío y lo abrazó; fue un abrazo profundo, eran totalmente conscientes de que probablemente el próximo abrazo se haría esperar.

-me vas a desarmar-le dijo riendo, los brazos de Enzo eran fuertes para su cuerpo que siempre parecía tan frágil

-capaz si te abrazo mucho te hago más chiquito de lo que sos y te meto en el bolso

-te voy a ir a ver pronto-prometió el menor, hundido en su pecho, sin poder ignorar todas las alarmas que le decían que no podía dejarlo ir

-y yo te voy a estar esperando

-¿vas a contar los días?

-los segundos-respondió Enzo antes de besarle la cabeza

Luego de desayunar con Juani ambos se separaron; Enzo tenía que hacer un trámite corto para poder viajar esa tarde
mientras Mati volvió a casa, hacia días que no iba.

Cuándo llegó al departamento que compartía con Malena la vio sentada en la mesa de la cocina, frente a la computadora.
se paró allí, observó su casa en cada uno de los detalles y sintió que ese lugar no le pertenecía más, había amado a Malena y había aceptado ese tipo de relación por primera vez en su vida porque era lo que ella quería, y por un tiempo estuvo bien, pero ya no se sentía así, ahora estaba enamorado de alguien más, alguien que parecía cuidarlo y que lo miraba como si fuese la persona más hermosa del mundo y estaba dispuesto a ofrecerle una relación en serio.

No pudo evitar sentirse de más, ajeno a todo lo que estaba viendo y entendió que esa casa ya no era su casa, su casa ahora eran los brazos de un hombre que un par de horas más tarde se iría, y él no podía permitir eso.

-hey-la saludó acercándose

-hey

-¿que hacías?-preguntó con cierta incomodidad en la boca del estómago, tenía la mente llena de pensamientos empujandose entre si

-repaso un guión que me mandaron ¿todo bien?-le preguntó mirandolo, lo notaba muy ansioso

-si...hoy Enzo se va

-cierto

-y...capaz me voy con él-murmuró con miedo, no a Malena, si no a la mera idea de lo que acababa de decir, realmente estaba dispuesto a dejarlo todo atrás por Enzo

-bueno

-capaz me quedo allá, quiero decir-dijo apretando el respaldo de la silla que tenía adelante, sintiéndose un nene chiquito confesando algo importante

-¿como?

-él y yo...pasan cosas entre él y yo,un montón de cosas-dijo mirandola a los ojos, la confesión había sido liberadora

Ella dejó la computadora a un lado y fruncio el ceño confundida, no era como si lo que escuchara la sorprendiera, había sentido alguna vibra extraña entre los dos.

-¿te lo coges?

-un poquito...-murmuró él desviando la mirada con las mejillas rojas como dos tomates

-¿que me estás boludeando?

-no te podes enojar, vos también haces la tuya

-me tenías que decir, Matias

Mirando el fuego: 𝐞𝐧𝐳𝐨 𝐱 𝐦𝐚𝐭𝐢𝐚𝐬Donde viven las historias. Descúbrelo ahora