22

151K 7.7K 647

-Cariño. ¿Puedes traerme una cosa del desván?

- ¿Desván? -me levanto del suelo.

-La puerta que hay al fondo del pasillo. Allí guardé todas nuestras cosas cuando nos mudamos -me mira-. Tráeme los álbumes de fotos por favor.

Estamos solas en casa. Mat ha desaparecido esta mañana y Dylan no ha dormido en casa como siempre. Como no teníamos nada que hacer, hemos decidido sacar fotos nuestras para ponerlas en marcos. Llevamos un tiempo viviendo aquí y no hay ni una sola foto nuestra sobre la chimenea o en cualquier lugar de la casa.

Obedezco a mi madre y camino hacia el desván. Cuando me acerco a la puerta intento abrirla pero está cerrada con llave. Camino de vuelta al salón y me acerco a mi madre.

- ¿Podrías darme la llave?

Asiente y mete la mano en su bolso. Rebusca un poco antes de sacarla y dejarla sobre mi mano. Me paro enfrente de la puerta. Introduzco la llave en la cerradura y la giro hasta que escucho un pequeño chasquido. Se abre y miro la oscuridad que inunda las escaleras que llevan hacia arriba del desván.

Intento encender la luz pero la bombilla titila y se apaga. Saco el móvil y me guio hacia arriba con la luz de la linterna. Tropiezo con algún que otro escalón antes de llegar arriba.

Este lugar parece descuidado y viejo, nada que ver con el resto de la casa. El desván está repleto de muebles cubiertos por sabanas blancas, cuadros y cajas por el suelo.

Abro una de ellas. Solo hay ropa vieja de cuando Mat y yo éramos pequeños. Me sorprende que mamá guarde estas cosas. Abro otra y por fin encuentro los álbumes. Los abro uno por uno pero me doy cuenta que no son los nuestros. Son los de Will y Dylan.

Me siento en el suelo cubierto de polvo y cojo el primer álbum. Por cada foto que veo mi corazón se encoge más y más. En todas aparece Dylan cuando solo era un bebe.

Una de las fotos llama mi atención. En ella aparece Dylan y una mujer joven. Su cabello moreno cae sobre su frente y sale cogiendo en brazos a Dylan. Tiene una sonrisa muy hermosa que hace que me acuerde de Dylan. Es evidente que se parece muchísimo a su madre, ha heredado su sonrisa y su color de cabello, son como dos gotas de agua.

Cuando la miro lo único que puedo ver es la felicidad que sentía en ese momento. ¿Qué pudo salir mal? Lo cierro y cojo el segundo. Está cubierto por una fina capa de polvo. Soplo y empiezo a toser.

En este álbum se nota el cambio de Dylan. Debe tener como unos doce años y ya todo es diferente. En estas fotos no puedo ver la felicidad que se reflejaba en las anteriores, ahora todas son tristes y se nota que algo iba mal.

Cojo una de las fotos y acaricio la cara de Dylan. Me fijo en quién le acompaña en la foto. Es nada más y nada menos que John. Salen los tres sentados en una mesa y su madre se ve bastante feliz.

John aparece en varias fotos del álbum y en todas ellas no se separa de la madre de Dylan. Los tres parecen una verdadera familia. ¿Dónde estuvo Will mientras tomaban estas fotos?

Cojo el último álbum pero de él se cae una foto. No se parece a ninguna de las demás. Es más antigua y tiene algo escrito en el reverso.

Gemma y John. Verano de 1997

En esta foto la madre de Dylan es adolescente. Interesante. John conocía a Gemma desde hace tanto tiempo.

Los gritos de mi madre me alarman. Guardo la foto en el álbum y lo dejo en su sitio, me levanto de un salto e intento limpiar mi pantalón.

No temas al amor | Próximamente En Físico¡Lee esta historia GRATIS!