El sueño.

59 11 4

Con el temor al máximo y la adrenalina haciendo a mis manos temblar sostuve mi arma con fuerza apuntando al suelo mientras caminaba por el pasillo iluminado y lleno de puertas que daban a las multiples habitaciones, mis primos me seguían desde atras, pues por haber perdido una partida de piedras, papel y tijeras me toco ir al frente. Los gruñidos se detenian de repente y volvian a presentarse, sinceramente preferia escucharlos ya que cuando se callan no se si se me va a aparecer en cualquier momento. Me acerque a una puerta a la izquierda donde supuse que estaría la bestia, mire a mis primos, solo me apuraron con la mirada, (que gran familia) entre con rapidez al cuarto y apunte a cada rincón con mi arma, nada, mis primos y la rubia se asomaron para cersiorarse de que seguía vivo. Otro gruñir se escucho unos cuartos más allá, Sebas me miro y me hizo una seña con la cabeza para que me adelantara, yo lo fulmine con una mirada de fastidio y el solo me mostro dos dedos con una sonrisa recalcando con que jugada me había ganado.

Una vez cerca del cuarto del que provenian los ruidos, escuche un objeto estrellarse, talvez un espejo, me asome con cuidado por la esquina de la puerta y pude verlo, una "persona" de piel palida, con el iris de un color gris descolorido, su postura era aterradora, encorvado con los brazos a sus lados y los dedos retraidos, su cara mostraba una imborrable expresión de furia, me inducía miedo, pero mientras más lo veía, menos temor sentía. Se paseaba por la habitación de manera torpe, chocaba con todo lo que estuviera cerca, cada vez que golpeaba un mueble se ponía alerta y gruñia mirando a su alrededor, parecía desorientado.

En un pequeño instante sus ojos se posaron en los mios, agarre la pistola con más fuerza y la alce rapidamente, pero antes de que pudiera apuntarle con mi arma volvió su vista a la pared y siguio con su recorrido por la habitación, yo estaba confundido, no podía verme, eso no tenia sentido, en los pasillos, el de el centro comercial podía vernos incluso a larga distancia, a menos que...

Dí un paso dentro del cuarto, con sumo cuidado me acercaba al infectado.

-Bruno ¿que haces? -me susurro histerico Luis.

El infectado miro en mi dirección con esa cara de furia, mentiria si dijera que no me espante en ese momento, pero ahogue con todas mis fuerzas las ganas de correr o gritar, solo me quede estatico, intercambiando miradas con el monstruo, con la esperanza de que mi teoría fuera correcta. Me observaba con sus penetrantes ojos grises mostrando sus dientes, estaba asustado voltee la mirada y los chicos estaban todos expectantes en silencio con los ojos abiertos a más no poder, regrese la mirada al zombie y su vista seguía en mi, sacando fuera todo mi coraje levante mi mano temblorosa y la puse frente a mi, lentamente la acerque al hombre quien mantenía sus ojos inmoviles, no podría quitarme nunca esa mirada de mis recuerdos, tenía mi mano ya a centimetros de su palida cara, no reaccionaba, la moví de un lado a otro tentando la suerte, si obtuve respuesta, por suerte no era la que esperaba, volvió su vista de nuevo a la pared y dió varios pasos lejos de mi, pude confirmarlo... totalmente ciego.

Mire hacía atras, los chicos tenían una expresión de no creerselo, estaban en shock, y tengo que admitir que yo no estaba mejor, solte un suspiro aliviado... gran error, el zombie claramente me escucho, su mirada denotaba mucha más furia que antes, sin ni siquiera pestañear se lanzo hacía mi, no tuve mucho tiempo de actuar solo cubrirme con mis brazos a esperar una horrible y literalmente desgarradora muerte... cosa que no llegó, lentamente y con temor fuí descubriendo mi rostro de la "seguridad" de mis brazos.

La bestia no se encontraba frente a mi, estaba tendido en el suelo con un cuchillo incrustado en la cabeza y un charco de sangre emanando de ella, habia sido salvado, pero ¿por qui...? esperen, ¿cuchillo?... oh no. Mire a mi espalda y descubri mi sospecha. Todos miraban asombrados a la rubia, quien me miraba furiosa y de brazos cruzados, creo que prefiero la mirada del zombie.

Zombienezuela. ¡Lee esta historia GRATIS!