¡¡Alerta!!

70 15 6

-Con ustedes el presidente de la república bolivariana de Venezuela.

Aparecio el presidente Carlos Martinez en pantalla, me senti asustado al ver que no tenia esa sonrisa típica de un político.
Se veia nervioso.

-Buenas noches Venezuela,-comenzó.
-Tengo la obligación de informarles que ... tenemos serios problemas. Al parecer hay una enfermedad que se esta propagando por la mayor parte de nuestro país y lamento informarles...

Hubo una larga pausa.

-No hay cura. Es mejor que un experto les explique- dijo antes de salir del podio y aparecer un hombre con bata de laboratorio.

-Hola a todos sere breve- dijo apurado y nervioso.
-Hay un virus que esta atacando a nuestro país y dejenme decirles que no es una simple gripe . Este virus es algo que nunca hemos visto, lo unico que sabemos es que el virus se aloja en el cerebro de un ser humano y lo deja en un estado parecido a lo que seria un estado vegetativo. Con una gran diferencia, que el virus toma control del cuerpo del portador convirtiendolo en una especie de animal salvaje con un solo deseo... infectar a otros humanos para poder propagarse.
Escúchenme si se encuentran con un humano infectado corran lo mas lejos posible y busquen refugio. Si no hay a donde correr no bacilen en matarlos. No preocupen les puedo asegurar que no estan vivos.

No estan vivos, esas tres palabras me retumbaban en la cabeza.

-Los sintomas -continuo el hombre - pueden ser empaledicimiento de la piel, dolores de cabeza, vomitos constantes, sangrar por la nariz y convulsiones. La enfermedad se transmite por las heridas causadas por un infectado, si han sido atacados por uno no alarmen, el aumento del ritmo cardiaco hara que el proceso se acelere. Lo que deben hacer es buscar antibióticos lo mas pronto posibleestaran bien. Buena suerte.-dijo con un nudo en la garganta.

El hombre se alejo y se acercó el presidente.

-Espero que hayan entendidolamentablemente no podemos enviar militares a todas las areas de nuestro paíssolamente las grandes ciudades estan siendo brevemente atendidas.
Lo único que puedo recomendarles por ahora es que busquen un refugio seguro y que se protejan contra los infectados.
Mucha suerte y que dios los proteja.

El televisor empezo a mostrar solo estatica.

-¡¿Que rayos fue eso?! -pregunto sebastian asustado y confundido.

-No lo se, pero el presidente no sé pondria a jugar con un tema tan delicado. -dijo Albert.

-¡¿Y que hacemos ahora?! - pregunto Heidy asustada.

-Quedarnos aqui y esperar a que todo se resuelva.- planteo Luis.

-¡¿Como se va a resolver, no hay cura recuerdas?! -le informo Albert.

Todos se quedaron discutiendo que solución seria la mejor. Mientras yo me quedaba atónito pensando en lo que acababa de pasar, era muy raro, hace media hora la estaba pasando increíble en una fiesta y ahora todo se volvio un caos.
Mis primos solo se gritaban entre ellos sin conseguir aún una solución. Alguien tenia que encargarsé de la situacion.

-¡Muy bien todo mundo, silencio!-les solte-Heidy saca tu telefono y llama a mi tía antes de que las lineas Telefonicas colapsen.

Todos callaron y Heidy saco su teléfono y empezo a llamar.

-No hay servicio-informo.

-Mierda-solte, pero se me ocurrió-¿tienes skype en tu telefono?

-Si-me respondio y empezo a marcar.

Nos reunimos alderredor del telefono esperamos unos segundos y entonces contesto.

-¡¡Chicos estan bien, gracias al cielo!!-nos dijo alegre.

-Mamá ¿que pasa donde estas?-pregunto Luis.

-¡Nos estan evacuando de la ciudad!

-¿Los militares?-pregunte.

-¡Militares, policias, guardias de seguridad. Cualquiera que tenga autoridad!

-¡Tia ¿como estan... ?!

-Tranquilo tus padres estan bien, acabo de hablar con ellos, pero la señal se corto estan muy preocupados por ti Bruno.-me respondio tranquilizandome.

El telefono empezo a pitar.

-Mamá el telefono se va a apagar.-le informo Heidy.

-Okay, pásame a Albert.

-¡Aqui estoy mamá!-le dijo Albert.

-¡¡Albert escuchame, tienes que mantener a tus hermanos y tus dos primos a salvo. ¿Entiendes?. Recuerda que nunca debes rendirte ante nada!!

-¡¡Esta bien mama te lo prometo!!-Dijo Albert tratando de contener el llanto.

-¡¡Hijos los amo, son lo mejor que Dios me ha dado!!-les dijo mi tía entre lágrimas.

-¡¡Nosotros también te amamos!!-dijeron los tres al mismo tiempo sin poder contenerse rompiendo a llorar. Era la escena mas triste que habia visto en mi vida.

-Que Dios los bendiga.

Fue lo ultimo que escuchamos de mi tía antes de que el telefono se apagara.

Zombienezuela. ¡Lee esta historia GRATIS!