¿Una fiesta divertida?... No por mucho.

113 16 2

Llegamos a la fiesta, yo con una camisa casual roja, jeans negros, converse blancos y una gorra de los bravos de atlanta.

Luis con una chaqueta negra, pantalones gris oscuros, zapatos adidas negros y gorra roja girada hacia atras.

Heidy venia con una camisa de tirantes azul, encima una chaqueta pequeña de mesclilla, falda corta en capas roja y tacones rojos.

Y Albert con camisa a cuadros de botones, pantalones negros ajustados, zapatos deportivos y un bolso colgante a su costado. Sebastian no paraba de burlarse de la "Cartera" de Albert.

-¡Si, que comienze la fiesta! -dijo luis entusiasmado.

Entramos y se notaba que ya llevaban tiempo en la fiesta, la música estaba a todo volumen, habia varios vasos de plástico en el suelo, los multipes jovenes que rozaban edades desde lo 14 hasta los 17, las luces estrovoscopicas se paseaban por toda la sala oscura y el ambiente festivo que se apreciaba era abrasivo.

Albert se separo en busqueda de Allison, Heidy fue a ver unas amigas que estaban sentadas en la esquina platicando entre ellas, Sebastian que venia atras de nosotros, entro y nos dijo que habia unas chicas solas que esperaban a que las invitaran a bailar.

-¿Donde estan? -pregunto Luis rapidamente.

-Por aqui. -lo guio Sebastian- Hey Bruno mars, ¿vienes o que? -me pregunto.

-Ahora los alcanzo. -les dije, asintieron y se marcharon.

Me sente en una silla por un rato mientras observaba a mi alreededor, pude ver a Heidy hablando y riendo junto con sus amigas, a Luis y Sebastian tratando de coquetear con las chicas las chicas sin exito, tambien vi a Albert hablando con Allison pidiendole perdon por llegar tarde, aunque ella lo rechazaba con gracia el insistia de la misma forma, coloco su mano en su hombro diciendole algo y se alejo.

Ahí me quede sentado hablando con mis pensamientos mientras los demas se divertian, siempre me planteaba interrogantes a mi mismo filosofando ideas sobre la vida o el existencialismo, era mi manera de pasar el tiempo de una manera paciente, tal vez sea raro, pero todos somos algo raros dentro de nosotros, volvi a la realidad despues de que alguien se sentara a mi lado, mire a ver quien era, mi cerebro hizo una especie de cortocircuito, una chica muy hermosa y sensual, era de piel clara pelo castaño casi rojizo y ojos color gris claro, vestida de falda corta, sueter y sandalias, no pude dejar de verla era bellisima.

-Dudo que puedas hablar conmigo por telepatía -me dijo, enmudezi por completo, no me habia dado cuenta de que tanto tiempo me habia quedado mirandola hasta que me hablo, me sonroje y rei un poco.

-Lo siento es que...

-Tranquilo no importa -me dijo sonriente- me llamo Lisa... -se quedo callada mirandome atenta- ¿y tu eres?

-Ah si... mi nombre, claro -no se que me pasaba, una chica linda me habla y me convierto en idiota, estaba totalmente fuera del planeta- Bruno, me llamo Bruno.

-Ok Bruno, explicame una cosa.

-¿Que?

-Estas en una fiesta, rodeado de personas bailando y divirtiendose ¿que te detiene de pasarla bien?

-La estoy pasando bien -le dije muy seguro.

-Si, "claro", de seguro es muy divertido quedarse en silencio mirando el vacio como luciernaga. -dijo ironica riendo, esos hermosos labios se movian de una forma tan perfecta.

-No estaba "mirando", -hice comillas con mis manos- estaba pensando. -Me miro intrigada, cruzo sus brazos dejando caer sus hombros atras.

-¿En que pensabas? -pregunto atenta.

-Bueno, -suspire y rasque mi nuca, dude de si en decirle o no, pero sus ojos fijos en mi, esos bellos ojos plateados me derretian suave y lentamente.- pensaba en como seria si el internet dejara de funcionar en todo el mundo.

-¿Que pasaria? -pregunto ella acercandose más a mi, me empece a poner nervioso, pero no me disgustaba tenerla a mi lado, en lo absoluto.

-Bueno, basicamente estariamos al borde de la extinción... -me sonrio y giro su cabeza en un gesto de confusión- , piensalo, primero: Toda forma de dinero digital desapareceria, los bancos quedarian vacios y la bolsa de valores caeria en picada, segundo: los satelites y aviones caerian a la tierra debido a sus codigos y encriptaciones que los mantienen en curso, tercero: los adolescentes entrariamos en panico ya que no podriamos chismosear la vida de nuestros "amigos" en las redes sociales.

Ella rió con fuerza, obviamente era una chica con humor, eso me gustaba.

-¡Estas loco! -exclamo ella sin parar de reir.

-La locura nos hace especiales. -le dije amistosamente.

Su risa fue disminuyendo con delicadeza, me observo alegre con curiosidad en su mirada, como si quisiera encontrar algo en mi. Su mirada conectada con la mia me dejaba sin habla, los destellos en sus ojos parecian estrellas destellando en la noche, su piel parecia cuidadosamente moldeada para ser... simplemente perfecta. No podia evitar sentir que todos los organos dentro de mi pecho desaparecian lentamente, su cercania me era agradable y al mismo tiempo sofocante.

En ese momento llego Luis apurado.

-¡Bruno ven rapido, las chicas accedieron a bailar con nosotros!

-¡Pero necesitamos un tercero! -dijo Sebastian jadeando que venia detras de Luis.

Suspire con fuerza, mis primos podian ser los más grandes arruina-momentos de toda la historia.

-Paso. -les dije indiferente.

-Vamos primo, no seas tan egoista. -rogó Luis.

-Bruno, ve con ellos -me dijo Lisa poniendo su mano en mi hombro- estan desesperados por conseguir una chica, ayudalos. -me dijo guiñando un ojo.

-Esta bien. -accedi a regañadientes, queria pasar el momento con Lisa, pero NO, mis primos necesitan arruinarme la vida.

Luego llegamos a donde estaban las chicas, eran muy lindas pero no les di mucha importancia.

-El, es Bruno, tranquilas parece un psicopata pero es buen tipo. -dijo Luis señalandome.

Lo golpee levemente en el hombro.

-Solo bromeo.

Las tres chicas empezaron a susurrar y reirse entre ellas, mirandome intrigadas.

-Bueno, ¿con quien bailare?- pregunte.

-Yo. -dijeron las tres al mismo tiempo, podia sentir como toda la sangre se acumulaba en mis mejillas, "okey Bruno, calmate", parecia que ninguna queria bailar con Luis y mucho menos con Sebastian.

Me rei un poco.

-Me siento alagado, pero no puedo bailar con todas -dije un poco arrogante, solo para evitar mayor interes en mi- ¿que tal tu? -eleji una chica morena de pelo lacio.

Los seis nos dirijimos a la pista de baile y empezo a sonar "party rock anthem" de Redfoo. Digo no es que quiera presumir pero era bueno en ese tipo de bailes, mire a Lisa sentada al fondo de la sala mirandome y riendo, era oficial, estaba enamorado de esa chica.

Zombienezuela. ¡Lee esta historia GRATIS!