Caos en la ciudad.

85 15 5

Todos tomamos unas mochilas y las llenamos con todo lo que fueramos a necesitar como comida, agua, ropa, cepillos de dientes, y ese tipo de cosas importantes como linternas, telefonos, ipods, Etc.
Cuando teniamos todo nos dirigimos a la cocina donde quedaba la puerta trasera.
Estabamos todos reunidos cada quien con su arma en mano y bolso en la espalda.

-Muy bien,-empezo Albert- tenemos que ir al local comercial mas cercano para conseguir suministros y despues buscar algo con que movernos.

-¿Algo con que movernos?-repitio Luis confundido.

-Un auto, moto, barco, avion, lo que sea-espeto Albert.

-Okey.

-Lamento molestar-dije- pero tu idea de ir a buscar comida creo que ya se le ocurrio a media ciudad.

-Si pero yo se algo que la mayoria no.-comento Albert.

-¿Que es?-pregunto Heidy.

-Se los digo cuando lleguemos.-nos sonrio.

Empezaron a escucharse los gritos y golpes de los usurpadores cada vez mas cerca.

-Bien, en tres, salimos corriendo por la puerta trasera.

Asentimos.

-1...-comenzo el conteo.-2... 3.

-This is sparta!!-grito sebas corriendo hacia la puerta tirandola de una patada.

Salimos y encontramos a muchas personas asustadas corriendo en la calle muy parecido al frente de la casa.
Nos fuimos trotando cual peloton de la fuerza armada hacia la ciudad por la carretera. Pudimos ver a algunos autos chocados soltando humo del motor e incluso otros volteados.
Despues de cuarenta minutos de arduo trote hasta la ciudad, llegamos totalmente cansados y sedientos, por suerte teniamos agua en las mochilas y pudimos descansar y pensar en una banca en una plaza pequeña de forma hectagonal con una estatua ecuestre en el medio.

-Muy bien-dije jadeante- ahora ¿hacia donde?.

Albert señalo un mini centro comercial al otro lado de la calle, obviamente abarrotado de gente peleando por entrar.

-¿Ahi?...¿estas loco?-solto sebas.

-Tranquilos, ya les dije que tengo un as bajo la manga.

-Espero que ese "as bajo la manga" nos saque de ahi vivos.-comento Luis.

-Vamos! -nos animo.

Nos levantamos y nos dirigimos a ese "enjambre" de personas molestas y asustadas tratando de entrar sin importarle los demas.
No sabia como rayos ibamos a entrar ahi, luego Albert nos guio a un costado del edificio, no habia puertas ni ventanas por donde entrar solo una escalera de mano unida a la pared, por la cual Albert empezo a subir.
(Entrar por el techo) pense, de verdad era una buena idea. Lo segui y los demas detras de mi. Al llegar arriba habian tragaluces, aires acondicionados y tomas de aire.
Me asome por uno de los tragaluces y pude ver a varias personas tomando todo lo que podian cargar e incluso pude ver a otras peleando por una bolsa de Cheetos. Me sentia mal por ellos y al mismo tiempo tan molesto por que si solo se organizaran todos tendrian lo que quisieran y mas, pero en fin es la naturaleza humana.

-Por aqui chicos -nos llamo albert guiandonos a una toma de aire en la esquina del edificio.

-¿Que paso?-pregunte.

-Hay que mover esta toma de aire para poder bajar, abajo estan las bodegas donde guardan los alimentos inventariados.

Empezo a patear el aparato (que estaba en el suelo apuntando hacia abajo) para moverlo pero no pudo, me uni para ayudar, luego sebas y luis se nos unieron, al fin pudimos moverlo y obserbamos una rendija en el suelo como de un metro cuadrado.
Tome mi "lanza" y utilize la punta para quitar los tornillos de la rendija y retirarla para poder entrar.

Zombienezuela. ¡Lee esta historia GRATIS!