Capitulo quince - Ve y búscalo

28 1 0

Abrieron la puerta de mi habitación y al ver que era Agnese, me relajé. Bajé la música.

—Hola cariño, regresé temprano

—Mm sí, son las 6 de la tarde, pero temprano —reí y ella sonrió.

—Cariño, ¿estás bien? —negué rápidamente y ella se sentó en mi cama— puedes contarme.

—No lo sé —suspiré frustrada— estaba saliendo con Luke, pero hoy decidí que debíamos terminar con esto porque no funcionaría y discutí con Travis.

—¿Hace cuánto salían?

—Unas dos semanas, creo.

—Alice, cariño, ese tiempo es poco y no determina si funcionará o no, hubieras esperado —asentí— ¿lo quieres?

—Si, lo quiero —bajé mi vista y me puse a jugar con mi cabello.

—Entonces ve y búscalo.

—Me dirá que no sé lo que quiero, y no quiero que volvamos a pelear.

—Si te dice eso dile que si no supieras lo que querés no lo hubieras ido a buscar —se encoge de hombros— ve cariño, porque luego será tarde.

—¿Y si no funciona? —hice una mueca. Ella sonríe.

—Funcionará.

—Bien —me levanté de la cama, besé su mejilla.

—Adiós mamá —salí de mi habitación y bajé rápidamente las escaleras.

Salí de mi casa y me eché a caminar lo suficientemente rápido por si me arrepiento ya estar lejos de mi casa.

Cuando ya estaba más cerca me eché a correr. Sabía donde quedaba su casa porque la vez que nos encontramos en el parque él me dijo que vivía en frente, en la casa color blanco.

—o—

Me paré frente a la puerta, debatiendo si tocar el timbre o no, mi corazón latía a una velocidad inexplicable, me encontraba agitada y mi respiración subía y bajaba, creo que mi corazón haría un agujero en mi pecho y saldría volando en cualquier momento.

Conté hasta tres y presioné el timbre.

Luego de varios segundos esperando frente a la puerta un hombre de cabello castaño con alguna que otra cana se asomó.

—H-hola, es-stoy buscando a Luke —dije.

—¿Tu eres? —preguntó con un tono no muy amable.

—Soy Alice, si no se encuentra puedo volver en otro momento.

—Pasa —se corrió de la puerta y entré, luego cerró la puerta detrás de si— él está en su habitación, por las escaleras la puerta del medio, te darás cuenta que es Luke porque dice “No molestar” —rió y yo sonreí con nerviosismo— ve, sube —asentí y murmuré un “con permiso” y subí las escaleras despacio porque mis piernas temblaban, todo mi cuerpo temblaba.

Busqué la habitación de Luke y me paré frente a la puerta, golpeaba o entraba así sin más, decidí golpear. Golpeé y segundos después abrió Luke, pero me vio allí e intentó cerrar la puerta pero lo detuve. —Espera —murmuré.

—Alice, vete, no quiero hablar contigo.

—Luke, por favor, hablemos.

—No —frunció su seño.

—He venido corriendo hasta aquí solo para hablar contigo, discutí con Travis porque él te defiende a ti, ¡joder! Lo chocaste y te defiende a ti, así que por favor, hablemos —se corrió de la puerta y pasé. Si yo creía que Ashton era desordenado, Luke le ganó.

—Bueno, habla —se tiró en su cama y me senté en los pies de ésta.

—No sé por donde empezar —suspiré— primero, perdón, sinceramente no quería acabar con lo que estábamos empezando, pero ¡joder! Soy tan insegura Luke, que no quiero arrastrarte a todo esto y-

—Te dije que podíamos superarlo juntos, pero no hiciste caso.

—Porque no quiero arrastrarte a esto, no quiero sufrir, y sí tenes razón cuando me decís que tengo tanto miedo a que me vuelvan a lastimar, porque no podría soportarlo otra vez.

—No debes dejar que el miedo te domine, Alice, joder, quiero estar contigo no te lastimaré.

—Cállate, no digas que no me lastimarás porque luego ocurren cosas inesperadas y sufrimos, lo mejor es que no prometamos nada y dejar que todo suceda. Lo siento tanto, por favor perdóname, no puedo creer que diga esto —reí— pero volvamos a intentarlo por favor, te quiero.

—Tienes que ayudar tu también, porque yo solo no puedo, ¿lo sabes? —asentí— bien, ven aquí —se corrió un poco y me acosté junto a él, besó mi sien y me abrazó.

A punto de caer¡Lee esta historia GRATIS!