Capitulo nueve - Lo siento, por favor perdóname

45 1 2

Cuando llegué a mi casa ya estaba oscureciendo y al parecer se venía una tormenta.

Entré a casa y Ashton estaba discutiendo con mamá.

“No quiero que traigas a ese bastardo a mi casa.” le dijo Ashton enojado.

“Ashton, cuida tu vocabulario, estás hablando de mi novio no de uno cualquiera.” Atacó mamá.

No se percataron de mi presencia.

“Tu tienes que ir a su casa, no él aquí mamá, si traes de nuevo a ese hombre me iré y no volveré, no quiero que venga otro que no sea mi padre.” Gritó Ash.

“Súperalo Ashton, tienes veinte años ya, súperalo, tu padre nunca volverá, sabes que él no te quiere, ni te quiso, ni los quie-“ Al verme a mí se quedó callada.

—También me iré con Ashton —digo mirándola.

—Cariño n-no —dijo ella con su voz temblorosa.

—Y es todo lo que diré —me encaminé por el pasillo para ir a mi habitación. Subí rápidamente las escaleras y cerré la puerta detrás de mí.

Mamá, Agnese, no es tan buena como parece, no digo que sea mala, sólo que a veces es tan hiriente y luego no pide perdón, y eso, eso duele.

Mamá a lo largo del año ha cambiado de novio unas cuatro veces, y todos los trae aquí, así que es un punto para Ash.

Golpearon la puerta y luego la voz de Ashton se escuchó.

—Pasa Ash —dije sentándome en la cama. Ash entró de inmediato y se sentó en la cama frente a mí.

—Lamento que hayas escuchado todo eso por mi culpa —dijo fijando su vista en el edredón color rosa.

—Está bien Ash, ya lo sabía —me encojo de hombros. —Sé que papá nunca nos quiso, que fuimos su error, el de ambos, y está bien, si tuviera una hija como yo tampoco estaría a gusto —digo con sinceridad.

—¡Joder Alice! No seas tan dura contigo misma, eres una persona increíble —bufé y asentí— Alice, eres una persona increíble, no dejes nunca que alguien te diga lo contrario —asentí para convencerlo— prométemelo —dijo mirándome a los ojos. Bufé y levanté mi dedo meñique, él me imitó y los entrelazamos— promesa del meñique —dijo riendo, también reí asintiendo.

—Saldré con Tom —la boca de Ash por un poco más caía al piso.

—enarcó sus cejas y frunció el seño— ¿Cuándo? ¿dónde irán? Y, ¿por qué te invitó a salir?

—una carcajada me asaltó— El sábado Ash, por favor calmate, y saldremos como amigos —me encojo de hombros— mañana tengo que ir de Zac —hago mueca de asco.

—¡Pero qué coños! —exclamó Ashton.

—Es para un trabajo Ash, tampoco me gusta la idea —me encojo de hombros. Él rodó los ojos y sonreí.

Ashton lo odiaba tanto como yo por haberme roto el corazón y serme infiel.

—Bien, me iré a mi alcoba —besó mi frente y sonreí. —Ten cuidado con escaparte de la casa por la ventana —dijo riendo. Le mostré mi dedo corazón y él salió de allí riendo a carcajadas.

—o—

Un ruido se sintió. Luego otro, y otro, eso hizo que me despertara.

Otro golpe de algo en la ventana hizo que me asustara y me asomara para ver que causaba ese ruido.

Y ahí se encontraba Luke a unos pasos de distancia de su motocicleta, tirando pequeñas piedras a mi ventana, dejó de hacerlo cuando me asomé.

La luz de la luna hacia que sus ojos resaltaran, a pesar de la poca luz de las farolas de la acera, noté su sonrisa y le hice señas de que me esperara un momento.

A punto de caer¡Lee esta historia GRATIS!