Capítulo 21

319 36 13

Las cosas habían regresado a como lo eran antes.

Solo que esta vez, me sentía insatisfecha, no me encontraba del todo feliz.

Había regresado con Daniel, pero no me causaba mucha emoción.

No después de todo lo que había sucedido con Ross.

Obviamente había renunciado a mi empleo como niñera de Rydel. 

La señora Lynch se encontraba bastante confundida por la situación, pero no hizo más pregunta y simplemente aceptó, y me dio las gracias por el tiempo que cuidé a Rydel.

Terminé de juntar el dinero para arreglar el auto de mis padres.

Y ahora me encontraba ligeramente decaída, acostada en mi cama, en pleno día.

Sin tener algún plan con alguien, porque en realidad, no me sentía con ganas de hacer nada.

Tocaron a la puerta de mi habitación de repente, y de forma insistente.

-___, ¿no piensas salir de la cama?

Exclamó mi madre desde el otro lado de la puerta.

-Son las dos de la tarde, cariño.

Añadió mi padre.

De repente pensé en que realmente se encontraban preocupados por mí, puesto que toda la semana había actuado de la misma forma.

Como si intentara esconderme o alejarme de todos.

Incluso había dejado de hablar tan seguido con Kris.

Y no había visto a Noah más que en las clases.

Me levanté de la cama y tomé mi celular, el cual se encontraba sobre mi mesita de noche.

Me encontré con un par de mensajes de Noah, preguntando si algo sucedía conmigo.

Un mensaje más de Daniel, que por más que intentara sonar romántico, no podía creerle aún, no del todo.

Mi celular recibió un par de mensajes más en ese instante, de mi mejor amiga.

Sonreí y de inmediato los leí.

"¿Salimos a tomar un café?", leí.

Le había mentido tanto tiempo a Kristal, ocultándole lo de mi relación falsa con Ross.

Y ahora me sentía demasiado sola, sin tener a alguien a quien contarle lo que me sucedía.

Era tiempo de hablarle de ello, ya no podía seguir mintiendo más.

[...]

Kristal le daba un buen sorbo a su café, intentando no quemarse con la bebida.

Reí mientras la observaba quejarse en cuanto su lengua ardió gracias al contenido caliente del envase.

Me tomó de la mano de repente y volvimos a la seriedad.

-En serio ___, ¿qué sucede? Te he visto toda la semana rara, desde que...

-Desde que regresé con Daniel.

La interrumpí, terminando su oración.

-Si, ¿qué pasa? Las cosas se veían bien entre Ross y tú, no pensé que volverías con Daniel.- Comentó, confundida.

-Le he mentido a todas las personas que me rodean, le mentí a mis padres y a Josie, te mentí a ti, incluso le mentí a Noah, y luego dañé a Ross y también le mentí a él.

Kristal me miró sin comprender de que hablaba.

-¿De qué estas hablando, ___?

-Incluso me metí a mi misma.- Dije en voz baja.

Tenía que decirle la verdad, contarle como me sentía.

Kristal me conocía más que ninguna otra persona, era como mi hermana, y ella era la única que podía aconsejarme.

-Mi relación con Ross no fue real, lo hicimos para que Daniel me buscara y regresara conmigo.

Le solté la verdad, haciendo que se mostrara ligeramente confundida.

Pero por alguna razón, no parecía sorprendida.

-¿Así que tenía razón, cuando te lo pregunté desde un inicio?

Negó con la cabeza y me miró, ofendida.

-¿Por qué demonios no me lo contaste?

Me dijo enojada y alcé los hombros.

-No quería que nadie supiera, para que el resto de las personas lo creyeran real.

-¿Y no deberías de estar contenta ahora que lograste lo que querías? Es decir, sabes lo que pienso sobre Daniel, pero...- Negué de inmediato.

Me miró aún más confundida y reí.

-No estoy tranquila porque entre Ross y yo sucedieron algunas cosas, que me hicieran darme cuenta que lo quería. ¿Entiendes?- Dije, con un nudo en la garganta.

-Así que ahora estás confundida porque regresaste con Daniel, pero sigues pensando en Ross.

Terminó de completar mi idea y asentí, esbozando una ligera sonrisa.

-Lo extraño, Kristal.

-Vaya que ignoraste mi advertencia, ___ Evans.

Puso los ojos en blanco y después reímos.

Kristal desvió su vista ligeramente, mirando detrás de mí.

Como respuesta obvia, también voltee, admirando lo que mi mejor amiga observaba.

Ross Lynch estaba ahí, junto con Rydel, su pequeña hermana.

Y nunca antes los había visto a ambos tan unidos y felices.

Por lo menos había logrado que Ross se diera cuenta que tenía a una personita valiosa en su vida, y ahora ambos estarían el uno para el otro.

Lo miré, sin que aquel rubio me notara.

De verdad que lo extrañaba.






***

En la multimedia, ___ Evans (Anna Klinski).

-FeernandaR5.


No Te Enamores // Ross Lynch ¡Lee esta historia GRATIS!