Capítulo 24

320 32 14

Llegué hasta la puerta y toqué el timbre, mientras sostenía con fuerza el regalo.

Riker Lynch abrió y me miró, pareciendo ligeramente sorprendido.

-Hola, hermano de Ross.

Dije riendo.

El rubio sonrió también y me saludó, depositando un beso sobre mi mejilla.

Y en cuestión de segundos, mi plan se vino abajo.

-¿Es Ross? Le dije a Brandon que se tardaran en los bolos...

Apareció de repente Megan, sosteniendo unos globos y quedándose en silencio al mirarme.

Alcé las cejas ligeramente, al notar que estaba echando a perder la preparación de su fiesta sorpresa.

-Supongo que Ross no está, ¿cierto Riker?

Pregunté, algo desanimada.

-Si, estamos preparando una fiesta para él, pero volverá más tarde, puedes venir.

Megan se aclaró la garganta detrás de él, y se cruzó de brazos.

-No, no hay problema, además no me parece bien venir así.

Dije apenada, y mirando a Megan de reojo.

-Te estoy invitando yo, además, Ross estará feliz de verte.

Mencionó Riker, haciéndolo demasiado obvio para Megan.

-De verdad, no pasa nada Riker, lo entiendo.

Nos quedamos en silencio durante algunos minutos.

-Traía un pequeño regalo para él, por su cumpleaños y también atrasado de Navidad.

Dije riendo, mientras aguantaba un poco las lágrimas.

Megan finalmente se marchó, al notar que sobraba en la conversación.

Riker tomó el enorme regalo y sonrió.

-Espero que le guste, noté que solo tenía una guitarra eléctrica, así que conseguí una más para él.

Mencioné sonriendo, mientras pasaba los dedos por la correa de mi bolso.

-Estoy seguro que le encantará.

-Ah, y esto también, ¿podrías dárselo, por favor?

Mencioné, extendiendo un sobre bien decorado y entregándoselo.

-Claro ___, yo me encargo de que Ross reciba esto.

Me dijo con seguridad y asentí, intentando esbozar una sonrisa.

-Dile que espero que tenga un buen cumpleaños, y que me hubiera gustado verlo.

Le dije al oído mientras me despedía de Riker y lo abrazaba.

Riker asintió y me miró, tal vez notando mis ojos llorosos.

-¡Riker, Ross y los chicos ya vienen!

Gritó Megan desde el interior de la casa.

-Créeme ___, a él también le hubiera gustado verte.

Comentó por último y sonreí.

Me di la vuelta y regresé hasta mi auto.

Respiré al subirme y me miré por el espejo retrovisor.

Me encontraba estacionada al otro extremo de la calle, así que podía ver lo que pasaría sin que ellos me notaran.

Vaya acto masoquista.

Cuando lo vi llegar me dieron ganas de bajarme del auto, correr hacia él y abrazarlo.

No Te Enamores // Ross Lynch ¡Lee esta historia GRATIS!