Capítulo 17

383 26 9

Ross me dio una vuelta más, pasando nuestras manos por encima de mi cabeza.

Lo miré y sonreí, disfrutando completamente el momento.

Era una de las mejores fiestas a las que había venido, y no podía creer que me estaba divirtiendo tanto con Ross.

Miré de reojo a Noah y a Kris, quienes platicaban un poco.

Ambos estaban alejados de mí, para darme más "privacidad" con Ross.

Pegué mi cuerpo al de Ross, mientras sentía sus manos deslizarse desde mi cintura hasta mis piernas, se detuvo y me di una vuelta, para tenerlo de frente.

-Me impresiona que sepas bailar tan bien.

Le dije al oído, alzando ambas de mis cejas.

-No hay nada que no pueda hacer, linda.- Me guiñó el ojo y reí.

Tomó mi cadera de nuevo y finalmente la canción que tocaban terminó.

Caminé con él de la mano hasta la cocina de la enorme casa, dirigiéndonos por otro trago.

No sabía que estaba pasando entre nosotros dos, pero de repente se sentía como si dejáramos de fingir.

Me sirvió un trago y me entregó el vaso, de color rojo y de plástico.

Después lo acompañé hasta donde se encontraban sus amigos, y esa tal Savannah del otro día.

Le sonreí fingidamente y Ross pareció notarlo pues apretó mi mano con fuerza.

-¿No podemos solo embriagarnos y bailar sin tener que estar con ellos?- 

Le dije en voz baja, refiriéndome a sus amigos.

-¿Así que quieres estar conmigo?- Me miró impresionado.

Puse los ojos en blanco y le di un buen codazo.

-Por algo venimos juntos, ¿no? ¿Además, tiene algo de malo?

Pregunté.

Ross sonrió convencido de solo estar conmigo por el resto de la noche y regresamos a donde antes estábamos.

Pasándola bien, bebiendo y bailando juntos.

A lo lejos miré al grupo de jugadores de hockey, entre ellos a Daniel.

Él parecía no darse cuenta de que me encontraba ahí, pero claro que yo lo veía.

Y por más que intentaba no sentir nada al mirarlo, era imposible.

Superarlo era imposible.

Me deshice de esos pensamientos y seguí disfrutando de la noche, con Ross.

Me tomó por la cintura de repente, mientras cantaba una de las canciones que sonaban.

-¿___, donde estabas? Te hemos estado buscando

Interrumpió Kristal de repente, haciendo que nos separáramos.

Noah le ofreció más alcohol a Ross, pues traía una botella consigo.

Y con esa botella fue suficiente para que los cuatro termináramos bastante mal.

Después de algunas horas, era incapaz de sostenerme de pie si ayuda de Ross.

Ross me abrazó por detrás, besando mi mejilla y mordiendo el lóbulo de mi oreja y mi cuello.

Sonreí hipnotizada al sentir sus besos sobre mi piel y tomé su mano.

Minutos después ya me encontraba bastante ocupada con Ross, besándolo como si fuera la última vez que lo haría.

Tomaba mi cintura con fuerza, mientras que yo sostenía su cabello y lo jalaba un poco.

No Te Enamores // Ross Lynch ¡Lee esta historia GRATIS!