Capítulo 1

868 37 32

La música resonaba en toda la casa, haciendo retumbar las paredes e inundado mis oídos con fuerza, al grado de no poder escuchar al resto de las personas.

Caminé con lentitud, observando entre la gente si Noah se encontraba por algún lado.

Le di un trago más a mi bebida, para después dejar el vaso por algún lugar y seguir en mi búsqueda.

Cuanto odiaba que mi compañía se desapareciera en plena fiesta.

El último trago de vodka había pasado por mi garganta con ligero ardor, lo que me llevó a cerrar los ojos de inmediato al tener esa sensación tan desagradable.

Chicos y chicas reían a mi lado, mientras bailaban al mismo tiempo, juntando sus cuerpos.

O probablemente solo charlando, o teniendo ataques de risa.

Era un caos adolescente ahí dentro, y comenzaba a sentir algo de asfixia al no poder caminar con libertad en en lugar.

Alcancé a divisar la rubia cabellera de mi mejor amiga.

Sonreí al notar que mi primo se encontraba con ella.

Aliviada, caminé hasta ellos con una enorme sonrisa en la cara.

Llegué casi tambaleándome y rieron.

-Vaya, te perdiste por un buen rato.- Dijo Noah riendo, mirándome de pies a cabeza.

Puse los ojos en blanco y le di un buen golpe cerca de las costillas.

-Daniel te estaba buscando, lucía algo...

-Extraño.- Interrumpió Noah a la rubia.

Fruncí el ceño y reí, confundida.

Daniel Stewart, mi novio.

-Desde que llegamos no lo he visto, hay tanta gente.- Dije agitando mis manos para hacer algo de aire.

Me acomodé la falda ajustada que llevaba, al igual que la playera.

Esto era simplemente desastroso.

Nunca había sido fan de las fiestas, pero aceptaba en ir a ellas por acompañar a Noah y a Kris.

O asistía con Daniel.

Aunque en realidad, las cosas con este último habían sido distintas desde hace meses.

Lo sentía, pero no había podido tocar el tema aún con él.

Daniel era mi primer novio formal.

Él conocía a mi familia, así como yo conocía a la suya.

Ambos sabíamos muchísimas cosas del otro, y lo amaba por muchas razones.

No había sido mi primer amor, pues tuve novios antes que él, pero hasta ahora, Daniel era el chico más importante en mi vida, y teníamos bastantes planes juntos.

Y aunque en ocasiones había problemas, siempre solían arreglarse.

Pero, esta vez, por alguna razón no quería hablarle de como me sentía.

Durante los dos años que llevábamos juntos, desde que iniciamos la preparatoria, Daniel siempre había sido un chico atento y cariñoso conmigo, hasta hace unos meses.

Lo cual me incomodaba bastante.

No sabía si yo estaba haciendo algo mal, o él tenía otra razón aún más importante.

Lancé un suspiro mientras hacía aún lado mis pensamientos sobre Daniel.

Una canción que Kristal amaba de repente comenzó a sonar y jaló del brazo a mi primo.

No Te Enamores // Ross Lynch ¡Lee esta historia GRATIS!