Introducci贸n

769 140 39
                                    

Alana

Quiero aclarar, que esto no fue mi culpa, yo no quiero enviar al infierno a nadie, ni siquiera sé cómo es que llegué aquí.

Leo la inscripción de la puerta: "Camerino de Reik Manson".

¡Por favor, ni siquiera soy una de sus fanáticas, el chico me da igual! Nadie me creería, sabiendo a que escuela voy. No hay chica en la academia Rose que no chille por él. Sí, Rose, hablo de la famosa "academia de locas". Para que mentir, ese rumor es cierto. Las mujeres dominan a los hombres allí. Parece un chiste, pero es verdad. Pero no me voy a andar con rodeos, iré al punto importante ¡¿Cómo llegué aquí y por qué es culpa de ellas?!

Todo comenzó con mi supuesta amiga, Oriana. Ella tenía un pase para entrar a la sección de fotografía y no pudo venir. Me pondría a explicar cómo es que escapé como una loca, al perder esa entrada que ella me obligó a llevar, para sacar fotos, pero en este momento estoy escondida detrás de un mueble y se me va a salir el corazón por la boca, por los nervios, si sigo pensando en bobadas y no encuentro una salida.

¡¿A quién se le ocurre meterse por el ducto de ventilación?! Les diré, pues obvio yo, escapista seguro fui en mi otra vida.

Oigo la puerta abrirse y siento que me voy a morir, hay gritos que se escuchan hasta aquí.

—Gracias, chicas, las amo, son las mejores. —Le sonríe el amigable modelo a sus fans y cierra la puerta.

Tengo un extraño lapsus en que esa bonita aura de cariño que siempre muestra delante de todo el mundo desaparece, su rostro está lleno de odio cuando cree que está completamente solo.

Al parecer el amigable Reik Manson no es tan amigable. La decepción que se llevarán las chicas si se enteran.

Academia de locasDonde viven las historias. Desc煤brelo ahora