14. Armani Tomasino

92 21 17
                                    

Reik

Se escucha una música muy genial, entonces el ambiente del pasillo cambia. Mientras avanza el personaje las chicas se desmayan detrás de él, hay chillidos por todas partes. Una cadena cuelga de su cuello, tiene una melena rubia y su sonrisa es la imagen viva de un muchacho sexi y confiado. Hasta hay como brillo a su alrededor. Después de tanto tiempo, al fin veo a un chico en esta institución, ¿pero por qué tanta presentación? Ni a mí me pusieron esa cantidad y se supone que soy el guapo de la historia.

—¿Quién es ese? —le pregunto a Alana.

Ella suspira como enamorada.

—Armani, el novio de Melinda. —Pone las manos en sus mejillas.

—¿La presidenta?

—Sí. —Vuelve a suspirar y lo confirmo.

¡Sí es un suspiro de enamorada!

—Hola, Alana. —Se acerca a nosotros el que ni armas tiene.

El que no entendió mi chiste, no comprendió mi malhumor.

—Hola, Armani. —Repite el suspiro.

—Mis gatitos —le recuerdo.

—Cállate, me avergüenzas —aclara sintiéndose tensa, luego ríe, nerviosa, volviendo a ver al rubio—. ¿Qué querías decirme? —exclama con timidez.

Él agarra su mano y la besa un momento, para luego informarle:

—Solo deseaba avisarte que voy a ser el tercero en discordia.

—Puedes ser el tercero en todo lo que quieras, papito lindo —expresa extasiada, luego reacciona y se ríe en alto—. Quiero decir, que en el tercer piso hace calor ¡No tengo padre, pero seguro era muy bello!

Ármame esta se ríe a carcajadas.

—Ya veo —declara tranquilo y luego me mira, me da dos palmadas en el hombro—. Un gusto conocerte, Reik. —Se dirige directo al aula.

Lo sigo.

—No sé por qué te haces el lindo —declaro haciéndome el nene adorable—. Pero no está bien lo que haces.

Sonríe y se gira, desafiante.

—¿Y qué propones? Niño bonito.

¡Agh! Siento como si me lo dijera a propósito, aunque si es el novio de Melinda, quizás sí vio el video. Un segundo, eso no es bueno, espero estar delirando, pero si ya lo dije, ya se agregó al guion de la novela.

Estoy en graves problemas.

—Yo... —Hago como si sintiera miedo y pongo mis puños arriba—. Te reto a una batalla de poses.

Hay una gran concentración de muchachas en el aula, son el objetivo.

—Ah, el modelo adorable quiere competir. Veamos qué tan bueno eres. —Armani se muerde el índice y pone una mano en su cintura—. A esta la llamo "ven aquí, bonita, voy a comerte". —Se lame el dedo y dos chicas se desmayan.

Es bueno.

—Yo la llamo... —Pongo una mano en mi mejilla y hago ojitos ilusionados—. "Estoy enamorado" —expreso en un tono suave, varias se sonrojan y cuatro se desmayan.

—¿Y qué tal esta pose? —declara el rubio, se sienta sobre una mesa, se gira hacia la chica que tiene detrás y toca su barbilla—. "No sé tú, pero así puedes hacerme lo que quieras".

Hay varios gritos y muchos desmayos, así que decido usar mi arma final. Me abrazo a mí mismo, entonces lloro.

—"Nadie me quiere".

Todas las chicas que se habían desmayado se levantan, corren a abrazarme desesperadas.

—¡¡Claro que no, Reik, todas te amamos!! —gritan a la vez—. ¡¡Tú eres un dios entre los mortales, Armani se puede ir a la mierda!!

Muestro mi lengua cuando no me están mirando, en un gesto de que le gané, sin embargo el rubio se ríe y una vez que las chicas me sueltan, se aproxima a mi oído a susurrarme.

—No te preocupes, te voy a desenmascarar —confiesa.

Quedo de piedra, sí vio el video.

—Por cierto —continúa—. Dile a la escritora que no se olvide de Oriana y Cristina, las amigas de Alana, es que hace varios capítulos no aparecen.

—¡¡Sabe nuestros nombres!! —chillan las mencionadas.

Claro, como a él le dan una gran presentación tiene el derecho de hacerse el buen samaritano, qué molesto. Y a todo esto, ¿por qué el título es Armani Tomasino? Ah, cierto, la escritora le iba a poner Tomas al personaje.

¿Tomás sí o no? ¡No tomaste nada! Se quedó en un apellido sin más.

Academia de locasDonde viven las historias. Desc繳brelo ahora