24. ¡Sálvanos, Vidavirix!

33 14 1
                                    

Alana

Escucho el sonido de una máquina y pensando que estoy en el hospital, termino por abrir los ojos. Lamentablemente, me encuentro en la enfermería de la escuela. Maldición, estamos atrapados en esta academia, es el único escenario de la historia, al parecer. Al menos en estos capítulos.

Reik está parado al lado de la camilla, en la que me encuentro recostada, suspira y me sonríe, entonces declara aliviado:

—Por poco.

Veo que sostiene mi mano, así que me suelto.

—Dejemos los coqueteos y busquemos una forma de escapar, es nuestra oportunidad —sugiero.

—No estaba coqueteando —dice enojado, luego se lo piensa—. Creo.

—¡Alana, aléjate de nuestro hombre! —gritan algunas locas al llegar.

—¡Es tu oportunidad, Reik! —le aclaro—. ¡Revela el secreto y termina la novela!

—Creí que no querías que acabara la historia —opina el protagonista.

—¿Ese no eras tú? —Enarco una ceja.

—Ya no me acuerdo. —Se ríe.

—Como sea, diles tu secreto, si lo dices ahora terminará todo.

—¿Hasta nuestro amor? —Toma mis manos.

—¡No hay amor aquí! —Me suelto de nuevo y me levanto de la camilla—. ¡Entiende, a mí me gusta Armani!

—Tiene novia —aclara cortante.

—Eso nunca me ha detenido. —Muevo el cabello.

—¡Ámame, no tengo otra razón de existir!

—¡Eres mejor que eso, díselos y termina con nuestro sufrimiento! —Señalo a las locas.

Ninguna entiende lo que está ocurriendo.

—Tienes razón —expresa rendido, entonces mira a nuestras compañeras de colegio—. Chicas, yo...

Una luz nos llega y el capítulo termina.

¡¿Qué está pasando?!

Al parecer nosotros tampoco comprendimos ¡Sálvanos, Vidavirix! 

Al parecer nosotros tampoco comprendimos ¡Sálvanos, Vidavirix! 

¡Ay! Esta imagen no sigue nuestras pautas de contenido. Para continuar la publicación, intente quitarla o subir otra.
Academia de locasDonde viven las historias. Descúbrelo ahora