19. Sálvame, bloqueo de escritor

56 13 8
                                    

Alana

Llegamos con Armani al club de teatro y veo algo impensado. Reik está disfrazado de médico, todas chillan y hasta una grita:

—¡Doctor, revíseme!

Vergüenza ajena.

Reik se cambia atrás de la cortina y se quejan cuando llega con chaqueta de cuero y un cigarro, se ha vestido de chico malo.

—¡No, ese no le queda!

—¡Nunca, jamás! —Se indigna otra.

Eso demuestra que si mostrara su verdadera personalidad estaría perdido. Me compadezco de él ¿Qué? ¡No, mentira! Qué sufra, por acosador.

Más chillos se escuchan en la sala, cuando se disfraza de oso. Solo se puso unas orejas, un enterito y unas patitas esponjosas en las manos.

Bueno, sí, le queda.

Si no fuera un psicópata.

—¿Y este? —pregunta de manera adorable.

Varias se desmayan.

—Ya me cansé. —Hace puchero, poniendo cara de pobrecito—. ¿Me van a presentar a mi futuro amigo?

—¡Más! —chilla una.

—¡Este! —Se lo lanza otra para que entre al vestuario.

Pobre. Nah ¿Qué pobre? Qué sufra.

Además, pobre es el que no tiene plata, él es un protagonista masculino, sin contar que es un modelo famoso, así que dinero le sobra.

Recordemos que vino a buscarme en auto.

—¿Alana? —Me observa Armani, viéndome caer de rodillas, pues una punzada me ataca de repente y no puedo concentrarme.

—¡Alana! —Baja Reik del escenario y corre en mi auxilio—. ¿Qué pasó?

Alzo la vista y me enamoro.

—Me gustan los mosqueteros —expreso sonrojada, refiriéndome a su disfraz—. Quiero decir, me gusta comerme los mocos.

¿Eso es lo mejor que se me ocurrió? Terrible.

Reik se ríe.

—¿De qué estás hablando? —Luego se pone serio—. ¿Estás bien? ¿Te duele algo?

—Sí. —Me agarro la cabeza—. Me duele... —Hago una pausa que parece interminable por la terrible migraña—. Me duele el bloqueo de escritor que está teniendo ahora mismo la autora.

—¿Qué? —Se sorprende y alza la espada—. ¡Vamos a salvar la historia!

Ay, no, Reik se ve demasiado lindo con ese traje de mosquetero. Su sombrero, su chaleco, me gusta todo, todito. Oh, no, me está agarrando el síndrome de las locas de la academia Rose. Debo resistir a la tentación.

—¡Armani, sálvame! —Le salto encima y él sale corriendo.

—¡Armamento, no te lleves a mi protagonista femenina! —Reik nos sigue, pero tropieza con la capa.

¡Hasta tropezando es guapo!

¡¿Dónde quedó ese bloqueo de escritor cuando lo necesito?!

¡¡Sálvenme de este síndrome!! 

Aproveché mi bloqueo de escritor para inspirarme 🤣

¡Ay! Esta imagen no sigue nuestras pautas de contenido. Para continuar la publicación, intente quitarla o subir otra.

Aproveché mi bloqueo de escritor para inspirarme 🤣

Espero les haya gustado ❤️

Atte: Vivi.

Academia de locasDonde viven las historias. Descúbrelo ahora