17. ¿Qué quieres decirme?

62 13 12
                                    

Alana

Otro día tranquilo en la academia Rose ¿Tranquilo? Qué raro.

Siento un escalofrío, mi espalda chilla, sufriendo por toda mi espina dorsal ¡Qué gráfico! ¿Qué tienen? ¿Rayos X? Cuidado, pueden aparecer extraterrestres.

—¡Reik, deja de mirarme fijo! —le recrimino al girarme en mi pupitre—. ¡Me asustas!

Dejo de gritar cuando mis compañeras me observan de mala manera y él finge su cara de angelito.

—Buenos días, Alana —expresa con tono infantil—. Tengo un caramelo, ¿lo quieres?

—No —digo de mala manera, pero como todas me miran como queriendo asesinarme, lo acepto—. Gracias, Reik. —Río nerviosa.

Cuando me acerco a tomar el dulce, el mejor actor de la academia Rose se aproxima a mi rostro.

—¿Quién? ¿Yo? —Llega un chico del club de teatro.

—¡Hablo de Reik y no leas mi narración! —me quejo.

—Oh. —Se pone triste y se empieza a retirar.

Ah, sí ¿En dónde estaba?

Voy a girarme para oír lo que Reik iba a decirme, pero se levanta gritando de su asiento.

—¡Espera, eres un chico! —exclama emocionado el protagonista masculino.

Así no menciono a otro personaje por culpa de no repetir palabras.

—¡Un segundo! —Sigo a Reik que persigue al muchacho nuevo.

—¡¿Qué?! —expresa molesto cuando lo pierde en el pasillo, así que se detiene a reclamarme—. ¡¿No ves que Rose es una academia mixta?! ¡Merezco a un amigo!

—¡¡Quiero saber qué querías decirme!! —Alzo la voz—. ¡¿Y para qué quieres otro chico?! ¡Ya tienes a Armani!

—Ármame esta me cae mal.

—¿Ármame qué? —Enarco una ceja, luego reacciono—. ¡Ya dime qué ibas a decirme!

—Lamentarás habérmelo pedido. —Se cruza de brazos—. ¿Estás segura? —Alza una ceja.

—Yo... —Me sonrojo—. ¿Es algo pervertido? —pregunto, acto seguido agito la cabeza, luego la subo en alto—. ¡Ah, no puedo quedarme con la intriga! —chillo, después me sobresalto cuando rápido pone la mano en la pared, teniendo su brazo al costado de mi cabeza—. Me asustas.

Se acerca a mi rostro, así que lo retrocedo. Choco mi espalda con el concreto, como le pasa a cualquier protagonista de Vidavirix.

No la culpen, le gusta el cliché de acorralar a la chica. Ah, sonaste bien morbosa, Vidavirix, lo siento.

Volviendo a lo principal, me muero de la intriga, aunque también, qué vergüenza, está tan cerca.

—Dime —expreso con mis labios temblando.

—Vamos a mojar la coneja.

—¿Qué? —Quedo estupefacta.

—¿Nunca viste Te lo resumo así nomás? —Se indigna, alejándose—. ¡¿Así cómo tendremos gatitos juntos?! —se lamenta—. ¡Somos tan incompatibles! —Se retira muy decepcionado de mí.

Y así, señoras y señores, es como pasé toda la noche viendo vídeos de YouTube para entender qué quiso decir Reik.

—¡Lo sabía, era algo pervertido!

—¡Lo sabía, era algo pervertido!

¡Ay! Esta imagen no sigue nuestras pautas de contenido. Para continuar la publicación, intente quitarla o subir otra.

¡Hola! 

¡¿Quién mira siempre Te lo resumo?! ¡Yo! 

El mojar la coneja lo saqué del resumen de After 😂

Espero que se estén divirtiendo ❤️

¿Les gusta mi nuevo banner? Me recomendaron promocionar mis redes, así que tomé algunos ejemplos de otras escritoras, siempre estoy intentando mejorar. 

El próximo capítulo de Academia de locas es en el club de teatro, ya va siendo hora de que Reik tenga un amigo como Alana ¿Desaparecerá como esas traidoras o será bueno? Lo descubriremos. 

Atte: Vivi.

Academia de locasDonde viven las historias. Descúbrelo ahora