capitulo 54

246 14 0

Victoria se quedó mirando un punto fijo, escuchando los latidos del corazón de Marcos, mientras él acariciaba su cabello
-En que pensás amor?
-En nosotros, en la familia que construimos juntos, en todo, en todo lo que pasamos, en lo feliz que me siento hoy, de verdad me siento afortunada de tenerte, de que seas mi hombre *Marcos la escuchaba atento* y pensaba, ahora que Mía nació podemos seguir con los planes de casamiento no?
*Marcos se acercó bruscamente a su boca y le robó un beso*
-Mmmhmm Señor Guerrero, eso es un sí?
-Sabes que nada me gustaría más que verte entrando de blanco a la iglesia, hermosa con tu vestido y esperarte nervioso en el altar, emocionado por unirme a vos ante dios, hasta que la muerte nos separe, aunque creo que ni la muerte va a lograr separarnos, nuestras almas van a estar unidas eternamente
*Victoria con los ojos vidriosos no pronunció palabra, solo lo miraba a los ojos*
-Que paso? Dije algo que te molestara?
*Tomandolo con ambas manos de la cara*
-Lo que dijiste fue hermoso *dejando escapar una lágrima* En dónde estabas escondido Marcos? En Donde? Sos un hombre maravilloso, mi hombre, todo mío, me haces inmensamente feliz, quiero pasar el resto de mi vida al lado tuyo, me cambiaste la vida amor
-Y vos a mi hermosa! Perdoname que corte este lindo momento, pero tenemos que ir a buscar a nuestra hija
-Si! La extraño mucho, ella también debe estar extrañando, vamos!
Ambos se cambiaron, se acomodaron y acondicionaron la oficina del desparramo que había anteriormente y salieron juntos para lo de Isabel
Al llegar todo estaba en silencio, Marcos pasó primero por la cocina y no vió a nadie, Victoria caminaba detras de él, fueron hasta el cuarto de Flor y ahí estaban, la abuela dormida, con su nieta durmiendo en brazos en la cama de Flor, al escuchar ruido Isabel despertó
-Hola negrito, Victoria! Nos quedamos dormidas, cansadisima está la gorda, jugamos toda la tarde
-Veo que está cansada si jaja, *dijo Victoria y la alzó en sus brazos besando su frente*
-Es una santa
-Si, lo es
-Nada que a ver a mi negrito de bebé, era un tormento el muchachito
-Jajaja bueno vieja eso no tenías que contar
-Era evidente igual *dijo Victoria entre risas*
-Bue bue, ya se van a poner a sacarme el cuero? En mi presencia? Por lo menos esperen a que me vaya! Cotorras!
*Las dos rieron*
-Bueno ma, nos vamos, es tarde, tenemos que bañar y alimentar a Mía, que sino se le pasa la hora de sueño, se nos desvela y después mamadera! Quien la duerme?!
-Jaja vayan vayan, disfruté mucho de cuidarla *mirando a la beba con amor*
-Gracias por todo Isa, dijo Victoria dandolé un beso en la mejilla
-Chau ma, gracias
Ambos partieron para su casa, al llegar Mía estaba despierta, Marcos aprovechó para jugar un rato con ella, mientras Victoria acomodaba las cosas para bañarla, entre los dos lo hicieron, disfrutaban a pleno cada momento que pasaban con su hija, a Mía le encantaba en agua, Marcos amaba secarla, perfumarla y vestirla
-Mmnnhmm que rico perfume tenes bebé! *alzandola a upa*
Victoria se sentó en el sillón y la beba se prendió a su pecho, mientras Marcos fue a cocinar algo livianito para cenar
-Extrañabas a mamá Mía? *Ella la miraba con sus hermosos ojitos*
Un rato más tarde la puso en su cunita y con los móviles y juguetes que colgaban se entretuvo un rato, los ojos no le alcanzaba para ver como se movían, y la musiquita infantil la entusiasmaba, estiraba los brazos y pegaba pataditas al aire mientras movía el chupete en su boca. Victoria la miraba de lejos y sonreía hasta sentir el llamado de Marcos para cenar, Victoria besó a la beba y se fue a la cocina
-Y? Se durmió?
-No, está entretenidísima con los juguetes
-Ah bueno, le gusta trasnochar como al papi
-Marcos!
-Jaja era una jodita amor, siguiendo con el tema que hablamos hoy...
-Si, qué? Te arrepentiste?
-Vos me preguntas en serio?
-Jaja no, dale, que?
-Terminemos de organizar todo y 6ta a fondo
-Jaja por supuesto, mañana lo voy a ir a ver a Emilio, así me ayuda con todo, si?
-Dale dale, amor, si no te molesta me voy a ir a acostar porque estoy muerto
-Quedó cansadito Guerrero?
-No me hables así porque se viene la segunda!
-Jajaja anda, anda, que arreglo acá y voy
- Dale, te espero *le da un pico*
Antes de salir para su habitación, Victoria pasa por la de Mía para ver si aún seguía despierta, pero sola se había dormido, apaga la luz y deja una lámpara con una luz tenue cerca de la cuna, la arropa, la besa y se retira a su cuarto, llega al suyo y se disponen a dormir.
Otro día había empezado, Victoria no había podido dormir mucho, la beba se despertó molesta varias veces, por lo tanto durmió en la cama grande con ellos dos.
Victoria se despertó tarde, vio el sol atravesar la ventana y a Mía durmiendo como un angelito a su lado, Marcos se había ido y le había dejado una cartita en la cocina, decidió tomarse el día y no ir a la fabrica, pensó en salir a pasear como lo hacían diariamente con su hija, pero ese día era diferente, algo raro se respiraba en el aire...

MARCORIA 6TA A FONDO❤¡Lee esta historia GRATIS!