capitulo 38

232 11 0

Victoria se quedó un rato pensando en silencio con sus ojos cerrados, hasta que siente que tocan la puerta...
-Si? Adelante
-Vicky llegó el médico *entrando a la habitación con el médico a sus espaldas*
-Si, pasen pasen, cerrá la puerta por favor Emilio
-Yo los dejo solos, cualquier cosa me llamas, dijo Emilio para que ella hablara más tranquila con su el doctor.
-Bueno decime Victoria que anda pasando?
-Sufrí un golpe bastante fuerte doctor y quería saber si todo estaba bien
-Un golpe de que tipo? Sentiste alguna puntada o algo fuera de lo común?
-Un golpe doctor, nada grave, dijo *poniendosé nerviosa* y no, no sentí nada
-Sabes que estamos en confianza Victoria, me podés contar lo que sea
-Lo sé doctor, fue un fuerte frenada en auto, pero no pasó nada gracias a Dios *dijo tomándose la frente*
-Victoria sabes que te tenes que cuidar, *colocandosé el estetoscopio para sentir los latidos*
-Si, pero fue accidentalmente... está todo bien doctor?
-Al parecer si, no hay ningún problema, los latidos del bebé son normales, y si no tuviste perdidas ni nada de eso quiere decir que todo está bien, pero igualmente te espero mañana en mi consultorio, así te hago una ecografía y de paso si ustedes quieren vemos el sexo del bebé
-Claro que sí doctor, gracias por tu atención, ya estoy más tranquila
-Es mi trabajo, bueno, me voy retirando *saluda a Victoria y se va de la habitación*
Emilio que por supuesto estaba pendiente de todo lo acompaña hasta la salida y luego de despedirlo sube a ver como se encontraba Victoria.
-Fue solo un susto Emilio, ya está, está todo bien
-Sólo un susto? Lorenzo no está bien, yo no sé qué esperas para contarle todo a Marcos, y hacer la denuncia, es peligroso
-Si, tenés razón, eso voy a hacer, pero tengo que encontrar el momento y la palabras justas, sabes como es Marcos, se va a poner loco
-Y no es para menos Vicky, esto es serio
-Si, lo sé, bueno, mil gracias por todo, me preparas el auto para que me lleve a casa?
-Si, ya está en la puerta, listo para salir
-Ok *levantándose y saliendo de la habitación* saludo a mi madre y me voy
Elena estaba preocupada caminando de un lado a otro con su bastón en la mano, hasta que ve que Victoria baja las escaleras.
-Cuidado hija, que panza tenes, está enorme, contame que pasó, que dijo el médico?
-Esta todo bien mamá *acercandosé a ella* me dio turno para ir mañana a hacerme la eco, para contar bien las semanas que faltan y para ver si se deja ver el chiquitito, capaz que sabemos el sexo, dijo con una sonrisa
-Ay que alegría hija!
-Bueno ma, me voy *le dio un beso*
-Chau hija, mañana llamame para contarme como les fue!
-Si mamá, te llamo, besos a mis hermanas
-Serán dados! *gritó Elena*
Victoria ya estaba en la puerta despidiendosé de Emilio -Gracias por todo Emilio, de verdad, y por favor, de lo que pasó nada a nadie, y menos a mi madre, no hay necesidad de preocuparla
-Lo que vos digas Vicky *dandolé un beso en cada mejilla* ah, saludos a Marcos y Suerte *guiñándole el ojo*
Ya eran las dos de la tarde, y con todo lo que había pasado Victoria ni había almorzado, llego a su casa, bajó del auto y miró para todos lados, no quería encontrarse con alguna "sorpresa", rápidamente entró y la casa estaba en silencio, Marcos seguramente estaba en lo de Isabel o en el taller, asique decidió hacerse de comer algo livianito y fácil, en todo momento pensaba en cómo le diría a Marcos de lo que estaba pasando.
Comió y se tiró en la cama a ver una película hasta que se quedó dormida.
Ya estaba atardeciendo y Marcos llegó a su casa, se sentía aliviado, había hablado con su madre y se lo había tomado bastante bien, le dolió por supuesto, pero aceptó estar feliz por el bebé que pronto nacería. Abrió la puerta y sintió olor a comida, se imaginó que Victoria había vuelto antes, pero le extrañó que no se quedara a almorzar en la mansión, todo estaba calmo, fue a la habitación y la encontró ahí, durmiendo como un angelito, con la televisión prendida.
Se tomó un tiempo para mirarla, ella era todo para él, era su vida entera, y verla así, durmiendo tan tranquila, con esa paz que irradiaba, y con un hijo suyo en el vientre, era la imagen perfecta, qué más podía pedir? Quería grabar esa imagen en su mente para siempre. Sin poder sacar los ojos de ella, se sentó en la cama, apagó la tele y tomó una frazada para taparla, en ese momento Victoria se despierta suavemente
-Mmnnhhh hey *abriendo suavemente los ojos*
-Hey, dormilona! Que hermosa sos mi vida! *dándole un beso tierno*
-Y a que viene ese alago? *dijo mientras se intentaba enderezar en la cama*
-Que no puedo decirte que sos la mujer más hermosa de la tierra?
-Jaja tampoco es para tanto *entre risas*
-Como que no? Es así, sos la más hermosa!
-Jajaja bueno, si vos decís, como te fue con tu mamá? *Preguntó preocupada*
-Mejor de lo que me imaginaba, ya está, está todo más que bien *dijo con una sonrisa* y a vos como te fue? Que te dijo Elenita? Porque no te quedaste a almorzar?
-Mmnnh tantas preguntas, mamá exageró un poco, viste como es, pero entendió todo y está todo bien. No me quedé a almorzar porque tenía ganas de estar sola, va, sola no, con él *acariciándose la panza* ah, el médico me dijo que mañana vaya así me hace la eco para saber el sexo!
-El médico? Que, lo viste? Fuiste a la clínica sin avisarme?
Victoria sabía que había llegado el momento de decirle la verdad.

MARCORIA 6TA A FONDO❤¡Lee esta historia GRATIS!