capitulo 58

297 18 0


Victoria quedó sola en el departamento, el ambiente que la rodeaba era feo, había quedado la bronca en el aire, estaba mal, no le gustaba discutir con Marcos, no le gustaba estar mal con él, por un lado lo entendía pero por el otro no iba a permitir que le hablará así sin saber, se fue al baño, y mientras se duchaba pensaba en lo que había vivido en ese día y no pudo contener el llanto, sentía que había sido dura con Marcos, las lágrimas rodaban por su mejillas, le rompía el corazón todo lo que estaba pasando, Lorenzo había logrado que ellos discutieran, cada vez que pensaba en eso lloraba más...
Mientras se cambiaba sintió el llanto de Mía, se puso una bata y salió corriendo al cuarto
-Que anda pasando mi amor?? No te pongas mal que papá se fue por esta noche no más. Se enojo por algo que hizo mamá pero ya va a pasar *Le decía a su hija mientras la tenía en brazos dándole el pecho* shh shh vamos a dormir las dos juntitas hoy? Si?? Vamos, vamos a dormir
Mientras se acostaba en la cama con su hija pensaba en donde estaría Marcos, pensó en llamarlo pero prefirió que no, era mejor dejarlo tranquilo, ella lo conocía bien y sabía que estaba muy enojado y no la iba a atender, así que se recostó en su cama y sintió que le faltaba algo, sentía que le faltaba la protección que le daba Marcos, extrañaba su calidez, mientras le cantaba a su hija, los ojos se le iban cerrando, algunas lágrimas aún caían, pero así con Mía a su lado logro dormirse
Marcos mientras tanto dormía en un auto del taller, pensando en todo lo que había pasado, pero él en el fondo, reflexionando se dio cuenta que tal vez había herido a Victoria así que descansaría para así al día siguiente poder ir a hablar y arreglar las cosas. A ninguno de los dos le gustaba estar así, se necesitaban en uno al otro en cada momento.
No podía conciliar el sueño, estaba incomodo, hacía frio, y el único lugar en el que era feliz era al lado de su familia, no soportaba la idea de saber que Victoria estaba sola con su hija, necesitaba tenerlas con él, para protegerlas, cuidarlas, amarlas
Todo era muy extraño, la sensación de engaño que sintió en un principio iba desapareciendo, de verdad no la creía capaz, pero las fotos lo desencajaron, lo llenaron de bronca, con solo pensar que Victoria le había sido infiel lo envenenó, lo peor era que ese tipo no era cualquier tipo, era Lorenzo, después de todo el mal que le hizo, decidió dejar de pensar, sabía que Victoria tendría una explicación clara para lo que pasó, intentó dejar su cabeza en blanco, para el día siguiente pensar con más claridad, se abrazó al volante y así durmió unas horas.
Victoria se despertó en mitad de la noche, había tenido un sueño horrible, al final Lorenzo se había salido con la suya, y no podía soportarlo, el amor que tenían con Marcos era más fuerte, no podía ser que todo se derrumbara por un capricho de Lorenzo, volvieron a caer varias lágrimas de sus ojos cansados, y acariciando a Mía que estaba a su lado hizo el intento de volver a dormirse, se sintió sola, asustada, deseaba que la noche pasara para poder arreglar las cosas.

El sol comenzó a iluminar la ciudad, Victoria por su lado abrió sus ojos lentamente, se sentó en la cama y acarició con tristeza el lugar vacío de Marcos, besó a su hija que se había despertado antes, y jugaba en silencio con las sábanas
-Buen día hija! Hermosa, vamos a jugar un ratito a tu cunita, dale? *La tomó en brazos y la llevó a su cuarto*
Caminó hacia el baño, se paró frente al espejo y vió su cara desfigurada del llanto, tenía los ojos muy hinchados y la mirada triste, se lavó la cara, se maquilló para disimular la hinchazón, pero ni así pudo lograrlo, fue a su cuarto a cambiarse, mientras en la cocina dejó la pava calentandosé.
Marcos en el taller hacía rato que estaba despierto, abrió el portón y prendió su celular que no lo había prendido desde ayer, todas las llamadas perdidas eran de Isabel, le extrañó no ver ni una llamada de Victoria, arregló un par de cosas para que Julián pudiera trabajar tranquilo cuando llegara, y el aprovecho a irse a la casa de su madre a darse un baño.

Victoria desayunó, alimentó y vistió a su hija y ambas salieron de la casa, pidió un taxi y después de unas cuadras llegaron a la mansión
-Buen día Vicku, *dijo Emilio abriendo la puerta y notando la cara triste e hinchada d ella* Hola bebé! *besó a Mía*
-Hola Emilio, me podes cuidar a la nena unas horas? Tengo que ir a la empresa a buscar unas carpetas y controlar la producción nueva que sale hoy
-Por supuesto Vicky, pasá
-No prefiero que no, dejale mis saludos a mi madre, en dos horas vengo a buscar a Mía, cualquier cosa ahí te dejo su bolsito en el coche *Con su mirada triste y caída*
*Emilio podía notar cada gesto, y no necesitó preguntarle nada, se imaginó como había sido la reacción de Marcos* -Bueno Vicky, no te preocupes que yo la cuido. Suerte en la empresa, y nos vemos en un ratito.
-Gracias Emilio *Se acerca y le dá un beso* -En un ratito viene mamá, te amo hija *besando la frente de Mía*
Victoria emprendió viaje a la empresa y con la mirada perdida en la ventanilla del taxi pensaba en Marcos, en lo que le estaba costando estar lejos de él, no soportaba más esta situación.
Marcos se bañó, se cambió y fue al departamento a arreglar las cosas, o por lo menos a hablar tranquilos con Victoria, pero nadie atendía la puerta, se imaginó que por ahí había ido a la
empresa y allí fue.
Entró a la empresa y la vió sentada en su escritorio a través del vidrio, golpeó la puerta
-Adelante *sin imaginarse que sería Marcos el que estaba golpeando*
El entró y a ella se le llenaron los ojos de lágrimas
-Tengo que hablar con vos *mirándola fijo a los ojos y notando la tristeza en su cara*
-Yo también, pero no creo que este sea el lugar adecuado. Esperame que un rato voy al departamento.
-Te espero allá. La nena? *preguntó cortado*
-Está con Emilio, la llevé recién.
-Ah oka, te espero en el departamento *Cerró la puerta y se fue*
Victoria respiró profundo y dejó caer unas lágrimas.
Cada palabra les destruía más el corazón, querían abrazarse, besarse, estar juntos, esta distancia entre ellos era horrible.

MARCORIA 6TA A FONDO❤¡Lee esta historia GRATIS!